07 de marzo de 2018
07.03.2018

El alcireño Bernat Estela vuelve a asombrar a València con el mejor «ninot» infantil

La Junta Central Fallera premia de nuevo al artista por una sátira sobre los galardones josefinos confeccionada para la comisión Císcar-Borriana

07.03.2018 | 13:00
El alcireño Bernat Estela vuelve a asombrar a València con el mejor «ninot» infantil

Bernat Estela se siente en València como en casa. El artista fallero ha sido de nuevo reconocido por la Junta Central Fallera del Cap i Casal, esta vez por el mejor «ninot» de los monumentos infantiles en la sección especial. Su creación para la falla Císcar-Borriana parodia precisamente la gala de entrega de premios con los que se reconoce los «ninots» indultados «con todo el postureo que se ha creado alrededor y cientos de periodistas haciendo fotos. Es hoy una expresión social, todo un fenómeno», argumenta el creador de Alzira, uno de los más prestigiosos del mundo fallero valenciano.
«La verdad es que València siempre me ha tratado muy bien. Aquí he ganado dos segundos premios y un tercero y también tengo un ´ninot´ indultado. Después de varios años sin plantar en València, la falla Císcar decidió volver a contar conmigo hace tres años, en los que pugnamos en sección especial», argumenta el artista alcireño. Este año la obra de Estela reproduce un diseño de Paco Camallonga, con un monumento infantil provocador, «muy gamberro y canalla», en boca del alcireño. «Bajo el lema ´Festegem´, se interpretan varias festividades en plan crítico y humorístico. Por ejemplo, la pieza central es una fiesta de Nochevieja que es un auténtico caos, sobre todo porque el padre se ha atragantado. En otra escena, Papá Noel atraca a los Reyes Magos para escenificar la conquista de la cultura americana que estamos viviendo. La Tomatina es un enfrentamiento entre las fallas y las hogueras de Alicante», explica Estela.

Trayectoria
El artista fallero nació en Alzira allá por 1966 y ya en el colegio Blasco Ibáñez en el que creció colaboró en la realización de la falla. Empezó a trabajar en el taller del artista Julio Monterrubio hasta el año 1993, cuando decidió establecerse por su cuenta, especializándose en fallas infantiles.Plantó su primera falla en 1989 para la comisión Pintor Andreu de Alzira. Su perfeccionismo le ha llevado a numerosos éxitos en las principales secciones, tanto en su localidad como en otros centros falleros de relevancia. Durante varios años realizó la falla de la Plaza del Ayuntamiento de València.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook