Suscríbete Levante-EMV

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alzira alerta de que parte de la macroplanta solar proyectada en el linde con Catadau choca con el plan urbano

El ayuntamiento alerta a la delegación de Gobierno de la ocupación de suelo de protección de cauces y barrancos en los que no resulta compatible

La subestación de Catadau como punto de enganche a la red multiplica los proyectos de fotovoltaicas en su entorno. PERALES IBORRA

El Ayuntamiento de Alzira ha alertado de que el proyecto de construcción de una megaplanta fotovoltaica entre los términos de Alzira y Catadau choca con el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en la medida que una pequeña parte afecta a suelo no urbanizable de protección de ríos y barrancos por lo que, al menos en esta franja, no es compatible con la ordenación vigente. 

Así consta en la respuesta ofrecida por el consistorio a la delegación del Gobierno que, en la tramitación de la autorización administrativa previa y la declaración de impacto ambiental de dos parques solares fotovoltaicos que promueve la empresa Harbour Maestrat 3, había emplazado al ayuntamiento a manifestar su oposición o conformidad ya que uno de los proyectos ocupa algo más de 700.000 metros cuadrados (70,5 hectáreas) en su término municipal,en concreto, en la partida de la Garrofera.

El informe sobre la compatibilidad urbanística es prácticamente el único pronunciamiento que puede realizar una administración local sobre un proyecto que, debido a la potencia que prevé generar, es de competencia estatal. El alcalde de Alzira, Diego Gómez, señaló ayer que el ayuntamiento ha dado una respuesta técnica a la consulta planteada por la delegación del Gobierno, si bien reiteró su rechazo a este tipo de proyectos: «Creemos que hay que apostar por cooperativas eléctricas locales, plantas fotovoltaicas más pequeñas que aprovechen los techos de naves y no ir a la destrucción del territorio, plantas que sirvan para el autoconsumo y no para hacer negocio», señaló el munícipe de Compromís.

El alcalde de Alzira rechaza un proyecto que "destruye el territorio"

decoration

El área de Industria y Energía de la Subdelegación del Gobierno sometió a exposición pública el pasado verano dos proyectos presentados por la empresa Harbour Maestrat 3 para la construcción de dos parques fotovoltaicos, uno de 80 MW de potencia denominado «Catadau», que es el que afecta también al término de Alzira, y uno segundo de 50 MW de potencial nominal (55 MW de pico) que, denominado «Valentia Edetanotum FV5», se localiza en Llombai. Según la información publicada en su momento, ambos proyectos ocuparían una superficie aproximada de 300 hectáreas en estos tres municipios, si bien las líneas de evacuación también afectan a otras localidades vecinas.

Suelo no urbanizable

La delegación del Gobierno, en la tramitación de las autorizaciones necesarias para ambos proyectos, solicitó al ayuntamiento que manifestara su conformidad u oposición. El informe elaborado por los servicios técnicos para dar respuesta señala que el emplazamiento planteado por la empresa promotora abarca tanto suelo no urbanizable de protección agrícola como suelo no urbanizable de protección paisajística, por lo que al no haber una prohibición expresa se trata de terrenos que podrían albergar la instalación, pero también hay otras siete parcelas con una superficie de 56.000 metros cuadrados que están clasificadas como suelo no urbanizable de protección de ríos y cauces, en las que esta planta no tendría cabida. La concejal de Urbanismo, Sara Garés, señaló que en base a esta respuesta, el promotor deberá justificar que salva esta afección.

El proyecto de esta planta de 80 MWp/80 MWn a caballo entre los términos de Alzira y Catadau, que la delegación de Gobierno sometió a exposición pública, estimaba en 34 millones de euros la inversión, a la que habría que añadir 1,8 millones que representará la construcción de una subestación. Esta macroplanta también ha generado en El Marquesat el rechazo del movimiento ecologista que se ha agrupado en torno a la plataforma ciudadana Salvem Les Pedrisses.

Compartir el artículo

stats