Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de Tavernes pide disculpas al no poder evitar las inundaciones en la playa

Jordi Juan da la cara ante el corte de la avenida ocurrido el martes y dice que ni se tiene el permiso ni el dinero para terminar el colector de aguas necesario En la primera fase, realizada la pasada legislatura, el tramo de tubería construido era ciego

El alcalde de Tavernes pide disculpas al no poder evitar las inundaciones en la playa

El alcalde de Tavernes pide disculpas al no poder evitar las inundaciones en la playa

El alcalde de Tavernes de la Valldigna, Jordi Juan, pidió ayer en varias ocasiones disculpas a los residentes y turistas de la playa por no poder evitar las inundaciones que se producen en la avenida de la Marina cuando llueve intensamente, como ocurrió la tarde del martes.

Juan dijo que esas molestias seguirán repitiéndose cíclicamente a pesar de que es consciente de las molestias que genera a los vecinos y de la mala imagen que eso causa a la playa vallera.

La primera autoridad local quiso dar la cara ayer en una comparecencia de prensa y explicar que la acumulación de agua ante fuertes lluvias se produce y se seguirá produciendo porque el ayuntamiento aún no tiene todos los permisos de la Generalitat para poder acometer la segunda fase del colector de aguas pluviales que discurre bajo la principal avenida de la playa. Por otra, el consistorio necesita 800.000 euros para esas obras, un dinero del que el ayuntamiento no dispone.

El problema principal que sufre la avenida la Marina es que el actual colector, cuya primera fase se construyó aprovechando la remodelación de esta vía, no tiene salida. Eso se debe a que lo que se hizo entonces fue construir un tramo ciego que se tiene que conectar con la segunda fase para llegar al canal de la zona San Pablo.

En esa situación, lo que ahora está hecho no puede engullir el agua de lluvia, de manera que es del todo lógico que la avenida quede inundada con precipitaciones de 30 litros, como la ocurrida la tarde del martes.

Para solucionar el problema ya se han iniciado trámites y la Demarcación de Costas ya ha dado el permiso para poder prolongar el colector, pero falta la Generalitat, y sobre todo, el dinero necesario.

Según dijo Jordi Juan, el anterior Gobierno local suscribió, a finales de la pasada legislatura, un préstamo de 5,7 millones de euros, de los cuales 700.000 debían utilizarse para finalizar el colector de la avenida de la Marina. Sin embargo, los cálculos se hicieron mal y el coste total de la obra es de 1,5 millones, «por lo que nos faltan 800.000 para poder ejecutar el proyecto».

«No vamos a subir tasas a los vecinos ahora que las acabamos de bajar ni a crear un tributo especial para pagar estas obras, y mucho menos vamos a aplicar una tasa al recibo del agua potable porque no creemos en esa política», indicó Jordi Juan.

«Es injusto, pero es así»

De momento el ayuntamiento se plantea construir el tramo final del colector, hasta el canal de San Pablo, dejando la fase central (calle Blasco Ibáñez) para cuando se disponga de dinero. «Es una alternativa que no soluciona nada pero no tenemos más remedio porque los permisos caducan a los seis meses. Es injusto pero es así», explicó el alcalde vallero con cierta resignación.

Como no existe alternativa, las inundaciones se irán repitiendo, por lo que pidió paciencia a los vecinos hasta que se pueda llevar a cabo esta actuación.

Compartir el artículo

stats