Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cáritas certifica que la pobreza aumenta

Las asambleas que tiene la oenegé de la Iglesia católica en Gandia, Oliva y Tavernes de la Valldigna constatan el incremento del número de atendidos en el último año y lamentan que se cronifiquen los problemas de familias y menores que no pueden cubrir sus necesidades básicas

Cáritas Interparroquial de Gandia ha certificado el incremento de la «pobreza severa» registrado en la ciudad en el balance del año 2013, que el presidente, y el director de esta entidad de la Iglesia católica, Rafael Sala y Eduardo Mahiques respectivamente, presentaron esta semana.

Los representantes de la entidad alertaron sobre ese aumento de la pobreza severa y de la desigualdad en Gandia. En este sentido, señalaron que en 2013 creció el número de beneficiarios de Cáritas en casi un 15 % respecto a 2012, pasando de 3.515 a 4.133 atendidas por no poder hacer frente a sus necesidades básicas.

En Gandia, más de la mitad de los atendidos, un 56 %, son españoles. Fue en 2011 cuando por primera vez se invirtió la tendencia,y Cáritas empezó a ayudar a más autóctonos que extranjeros, algo que, en parte, está originado por el retorno de muchos inmigrantes a sus países de origen.

Por programas, destaca el aumento de familias atendidas en el economato, abierto para facilitar alimentos y otros productos de primera necesidad, que pasa de las 800 en 2012 a las 865 en 2013. Esas familias suponen un total de 3.460 beneficiarios, de los cuales el 62 % son españoles.

De la misma manera se ha registrado un aumento en el «programa de calle», donde el número de personas atendidas se ha incrementado en un 20 %, pasando de 44 a 55 personas, a las que se les ofrece el recurso del albergue para transeúntes.

Mahiques destacó la puesta en marcha de un nuevo programa, el de refuerzo escolar, que ha atendido a 17 menores, así como una nueva actividad en el Centre d'Atenció Integral, la de un huerto ecológico, que abastece tanto a los internos del centro como al economato de Cáritas.

Respecto al Centre de Atenció Integral se atendieron en 2013 a 185 personas. La estancia de estos usuarios, personas sin hogar, es temporal y deben ir cumpliendo una serie de objetivos. Algunos beneficiaros llevan un año en el centro, mientras superan otros problemas como adicciones.

En cuanto al programa de empleo, se atendió a 263 personas, de las cuales 87 realizaron cursos de formación y 58 lograron encontrar un trabajo gracias a las gestiones de Cáritas, en su mayoría en el sector sociosanitario, atendiendo a enfermos o a personas mayores.

Cáritas de Gandia realizó esta labor con 186 voluntarios. Respecto a las cuentas, por primera vez ha reunido la contabilidad de todas las parroquias, por lo que la cantidad sube respecto a 2012, con 426.834 euros para ingresos y 432.361 para inversiones. Las subvenciones públicas, junto con la colecta mensual del segundo domingo y los donativos, las principales aportaciones.

También en Oliva y en Tavernes de la Valldigna han señalado esta misma semana en sus balances anuales que la tónica es la misma. En Oliva, Cáritas atendió en 2013 a 271 personas, cifra que asciende a 720 considerando los beneficiarios, es decir, sumando las personas a las que llegó la ayuda al formar parte de un núcleo familiar. De los 271 atendidos, 143 eran españoles y 128 extranjeros. Entre los beneficiarios hubo 219 menores de edad y 111 personas acudieron a Cáritas de Oliva por primera vez.

En Tavernes de la Valldigna, Cáritas tuvo 1.527 personas beneficiarias en 2013, de los cuales 822 menores de edad. El economato distribuyó 76.318 kg de alimentos, frente a los 62.682 kg de 2012. La entidad adquirió hace un año por unos 45.000 euros la casa de la calle Sant Joan Baptista, 37, que será la sede social. En la primera planta está el ropero. La planta baja está reformando para el economato, y se espera que las obras acaben en septiembre.

Compartir el artículo

stats