Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Escola Pia de Gandia pinta en Roma

La Casa Generalicia de los escolapios acogerá a partir de febrero un cuadro de Joan Costa para conmemorar los 400 años de la fundación de la orden El lienzo, que desde hoy se podrá ver en Gandia, incluye retratos de quienes lo han financiado

La Escola Pia de Gandia pinta en Roma

La Escola Pia de Gandia pinta en Roma

La iglesia de San Pantaleón, situada en la Casa Generalicia de los escolapios, en Roma, lucirá a partir de febrero una obra pictórica realizada por el gandiense Joan Costa. El trabajo, que desde hoy se expondrá en Gandia antes de ser llevado a la Ciudad Eterna, muestra el momento histórico en que el fundador de los escolapios, San José de Calasanz, viste a los primeros neófitos que, junto a él, trabajaban impartiendo enseñanza a hijos de pobres, artesanos y comerciantes de Roma, dando lugar a las primeras escuelas gratuitas de Europa.

El cuadro, de 1,82 por 1,50 metros, es, como dijo ayer su autor, «un encargo colectivo» para la Curia General de la Escuela Pía. Costa explicó a Levante-EMV que se trata de una recreación en acrílico y oleo de un pasaje real, que nunca antes se había pintado, y al que no ha añadido ningún aspecto sobrenatural.

El hecho que aparece ocurrió el 25 de marzo de 1617, sábado santo, en la capilla del colegio romano de Palazzo Torres, donde José de Calasanz y sus discípulos enseñaban a los jóvenes que entonces no tenían recursos económicos para poder acceder a estudios. Quien después sería elevado a los altares aparece vistiendo a los neófitos con unas sotanas que había financiado el cardenal Giustiniani, uno de los personajes más ricos y poderosos de la Roma de su tiempo, dado que la naciente orden religiosa, como sus alumnos, tampoco disponía de dinero. Giustiniani, que no estuvo en este acto, aparece en la pintura representado por dos criados que sostienen los hábitos.

La sala que se ve en el cuadro es real y existe en la actualidad. Se trata de la capilla de la Casa Generalicia, situada a espaldas de la plaza Navona. La ventana que inunda de luz toda la estancia sigue existiendo, y la puerta entreabierta es justamente la que da a la celda en la que vivió y murió San José de Calasanz. Esos significativos detalles imprimen un carácter especial al cuadro, pero la ciudad de Gandia también está presente, y de qué manera, en la pintura, titulada «La vestició dels primers escolapis en 1617». Joan Costa señala que algunas de las personas que han sufragado el cuadro también aparecen retratadas. Aunque prefiere no dar sus nombres para preservar el anonimato solicitado, el autor revela que allí han quedado inmortalizados padres escolapios y exalumnos del colegio de la Escuela Pía de Gandia que quedarán para siempre en la iglesia generalicia romana.

Hoy, cuando se celebra la fiesta de San José de Calasanz, se inicia la exposición pública del cuadro en Gandia. Al acto asistirán, además del autor, el padre provincial de la orden, Daniel Hallado, el asistente de Ministerio de la Escuela Pía-Betania, Paco Molina, representantes de la Conselleria de Educación y del Ayuntamiento de Gandia.

El colegio gandiense ha calificado el cuadro como «una magnífica obra». Joan Costa, que estudió en este centro, ya dispone de tres obras en el colegio gandiense. El retablo del altar mayor y dos cuadros situados en el crucero, además de un retrato del padre Vicent Faus.

Compartir el artículo

stats