Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Arden de madrugada dos coches que se encontraban estacionados en Tavernes

La Guardia Civil investiga si el fuego, que se inició en uno de los vehículos, fue intencionado

Arden de madrugada dos coches que se encontraban estacionados en Tavernes

Arden de madrugada dos coches que se encontraban estacionados en Tavernes

Un vehículo que se encontraba estacionado en la calle Barranc de Tavernes de la Valldigna ardió la madrugada del lunes al martes.

Los hechos tuvieron lugar alrededor de las 4 de la mañana cuando, por motivos que se están investigando, una gran bola de fuego se apoderó del vehículo, un Ford Fiesta, que quedó totalmente calcinado.

Los vecinos de la vivienda frente a la que se encontraba el coche escucharon un ruido. Posteriormente vieron como las llamas se apoderaban del mismo, por lo que dieron aviso a los servicios de emergencia.

Cuando los bomberos y la Policía Local llegaron ya estaba completamente envuelto en llamas y desprendía un intenso humo negro. Otro coche que se encontraba aparcado junto a este, un Ford KA de color verde, también resultó afectado. En este caso, las llamas quemaron la parte trasera derritiendo por completo el parachoques.

Este periódico pudo hablar ayer con el propietario del coche en el que se inició el fuego quien explicó que «lo había dejado aparcado ahí a las seis de la tarde anterior y no lo había vuelto a tocar», por lo que llevaba muchas horas estacionado. Aunque de momento se están investigando las causas del incendio, no se descarta que pudiera haber sido provocado.

El propietario del coche más afectado explicó que, en realidad, el vehículo pertenece a la empresa para la que trabaja y que «en esa calle donde se encontraba nunca suelo dejarlo, lo que pasa es que encontré ahí un buen lugar para dejarlo y por no dar más vueltas buscando un sitio lo dejé».

Ayer por la mañana el vehículo aún no había sido retirado por la grúa y eran muchos los vecinos y curiosos que se acercaban hasta el lugar a interesarse por lo que había ocurrido. No hubo que lamentar ningún herido.

Compartir el artículo

stats