Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Políticos y vecinos paralizan el inicio de la polémica reforma del parque de Sant Pere

El Ayuntamiento de Gandia empezó las obras sin previo aviso dos días después de la manifestación contraria que reunió a más de trescientas personas - Salvem el Parc y el PSPV-PSOE recurren a la vía judicial para intentar detener el hormigonado

Políticos y vecinos paralizan el inicio de la polémica reforma del parque de Sant Pere

Políticos y vecinos paralizan el inicio de la polémica reforma del parque de Sant Pere

Un grupo cercano a las treinta personas, entre vecinos del parque de Sant Pere y dirigentes de distintos partidos políticos de izquierda, paralizó en la mañana de ayer el inicio de las obras de remodelación de esta gran zona verde de Gandia que desde hace meses tiene enfrentados al Gobierno local con quienes rechazan que se ponga hormigón en sus grandes viales y se abran nuevos accesos.

El ayuntamiento, a sabiendas de que la polémica está viva, no anunció previamente las obras, pero es evidente que esta es una actuación que no se podrá ocultar. A primera hora de la mañana varios operarios cerraron las puertas y empezaron a desmontar papeleras y bancos. Poco después llegaban los primeros contrarios, quienes saltaron la valla y se metieron en el interior. Los operarios optaron entonces por retirarse.

Durante toda la mañana se fueron concentrando más personas en las puertas del parque, e incluso por la tarde volvieron a impedir que un grupo de operarios retomara los trabajos suspendidos.

Además de vecinos, hasta allí se personaron muchos políticos, entre quienes no faltaron los líderes del PSPV-PSOE, Diana Morant, Compromís, Lorena Milvaques, Esquerra Unida, Nahuel González, o Podemos Gandia, Ángel Martín. A lo largo del día también los partidos políticos Guanyem y Ciudadanos criticaron al alcalde a través de comunicados de prensa por haber intentado iniciar este polémico proyecto sin consensuarlo con los vecinos.

Tanto los representantes del PSOE como de Compromís en el Ayuntamiento de Gandia señalaron, en declaraciones a Levante-EMV, que ni siquiera el Gobierno local del PP se ha dignado en convocar una comisión de Urbanismo para informarles de los detalles del proyecto.

A media tarde el colectivo Salvem el Parc de Sant Pere, que el sábado logró reunir a más de trescientas personas en una manifestación que recorrió el paseo de les Germanies, convocó otra concentración de protesta en la puerta del parque, pero la Delegación del Gobierno de España en Valencia no dio su autorización y fue entonces cuando se transformó en una «reunión informal de vecinos» durante la que se adoptaron nuevas medidas de protesta, como hacer guardia desde primera hora de la mañana de hoy solicitar a los vecinos de toda Gandia que a mediodía acudan allí para comer y expresen su rechazo al proyecto.

En el ayuntamiento indicaron ayer que hoy está previsto que los operarios encargados vuelvan al parque para cumplir con su función de iniciar las obras, de manera que es previsible que ambos grupos se vuelvan a encontrar.

Denuncias en el juzgado

Paralelamente, tanto Salvem el Parc como el PSOE iniciaron ayer una batalla judicial al considerar que el ayuntamiento no ha cumplido un requerimiento de la Generalitat que exigía un estudio sobre los efectos que esas obras iban a tener en la avifauna de esta gran zona verde. Por una parte Salvem el Parc dijo que había denunciado «por delito ambiental» al alcalde, Arturo Torró, y a dos miembros de su gobierno, Guillermo Barber y Clara Carbonell. Por otra, el PSOE solicitó al juez mediante un requerimiento sumarísimo una paralización cautelar de las obras hasta que el ayuntamiento entregue a los vecinos y a lo grupos políticos municipales todos los documentos exigibles.

A toda esta polémica el Gobierno del PP reaccionó en boca del concejal Guillermo Barber, quien dijo que las obras están «acordadas y consensuadas con representantes de más de 5.000 vecinos y no los 4 que, junto con el Bloc y PSOE, están tratando de reventar políticamente este asunto para lograr sus objetivos».

Refiriéndose al informe sobre la avifauna que la Generalitat solicitó, Barber dijo que las obras «en ningún caso afectarán a la flora del parque, ni a los árboles ni las lomas». Pero el Gobierno local no ha dado a conocer la existencia del informe que le pidió la Administración autonómica.

Compartir el artículo

stats