Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Gandia fue el 'masclet' que abrió a toda la C. Valenciana la candidatura de la Unesco»

El presidente de la Federació de Falles, Telmo Gadea, recuerda el acto que reunió a las juntas locales de varios municipios para que se adhirieran a la promoción de la candidatura. La alcaldesa destaca el valor del Centre d'Interpretació de la Festa

«Gandia fue el 'masclet' que abrió a toda la C. Valenciana la candidatura de la Unesco»

«Gandia fue el 'masclet' que abrió a toda la C. Valenciana la candidatura de la Unesco»

Sábado, 3 de octubre de 2015 en el Museu Faller de Gandia. Ese día se reúnen los directivos de las principales juntas locales de los municipios falleros de la Comunitat Valenciana en la capital de la comarca de la Safor. En ese encuentro también están presentes miembros de la Junta Central Fallera de Valencia y los dos máximos responsables de la candidatura de las Fallas a ser declaradas patrimonio inmaterial de la Unesco, Jorge Guarro y José Martínez Tormo.

El encuentro, al que acudieron 15 localidades de las 50 que estaban invitadas, era el primer paso para descentralizar la promoción de la iniciativa y el Museu el lugar donde las distintas localidades falleras firmaron el documento de adhesión. Gandia fue, en definitiva, la puerta desde la que el expediente de la Unesco, que se había iniciado cuatro años antes en Valencia llegó a todos los municipios de la Comunitat Valenciana.

Así lo recordó ayer un exultante Telmo Gadea, presidente de la Federació de Falles de Gandia, en la recepción que ofreció la alcaldesa de la ciudad, Diana Morant, a la entidad festiva en el ayuntamiento. «No me salen ni las palabras», reconocía el dirigente fallero. «Gandia fue el 'masclet' que abrió la candidatura a toda la Comunitat Valenciana», recordaba visiblemente emocionado. «Nos sentimos reconocidos con ese nombramiento», apuntaba.

El presidente se mostró convencido de que «Gandia debía ser cosede de este evento», como así fue con aquel acto, e indicó que este reconocimiento supone «un buen empujón» a una fiesta que «ya era famosa en todo el mundo».

También feliz se encontraba la Fallera Mayor de Gandia, Maragda Escrivà, que, en palabras a este periódico, dijo sentirse «súper orgullosa» porque «es algo que solo pasa una vez en la vida y para mí es la guinda del pastel a mi año como Fallera Mayor». Respecto a la fiesta en general, la máxima representante gandiense considera que supone «un empujón tremendo» y «gracias a eso la gente se animará más a venir a conocernos, a saber cómo es la fiesta por dentro».

Las fallas de Gandia cuentan con una tradición centenaria y, por ese motivo, están declaradas Bien de Interés Cultural. No en vano, fue, tras Valencia, una de las primeras ciudades donde esta fiesta tan tradicional se implantó.

La alcaldesa de Gandia, Diana Morant, indicaba que con este reconocimiento se cumple «el objetivo que nos marcamos los que amamos esta fiesta: Que todo el mundo sepa que es una fiesta que merece la pena y que ofrecemos de forma generosa a todo el mundo».

La máxima autoridad municipal aprovechó para recordar que Gandia cuenta con el Centre d'Interpretació de la Festa, un centro «que es único en todo el País Valenciano», que se encuentra en el Museu Faller. «Ni siquiera la capital, Valencia, dispone de una instalación de este tipo», apuntaba. Morant felicitó «a las 23 comisiones de la ciudad porque seguro que este reconocimiento acaba repercutiendo en el trabajo que realizan». Para la alcaldesa, esta noticia supone que «los falleros tenemos ahora más motivos para realizar la celebración a gran escala, porque sabemos qué significa esto, que somos patrimonio de toda la humanidad».

El concejal de Fallas, José Manuel Prieto, dijo sentir «mucha emoción» y aseguró que el nombramiento «supone garantizar el futuro de la fiesta, ya reconocida internacionalmente».

Compartir el artículo

stats