Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exposición

Pep Aparisi envejece fotos en pequeño formato para evocar la realidad y la memoria

La última muestra del artista gandiense, titulada «Bai Wen», estará abierta hasta fin de año en la primera planta de la Biblioteca Central

Pep Aparisi envejece fotos en pequeño formato para evocar la realidad y la memoria

Pep Aparisi envejece fotos en pequeño formato para evocar la realidad y la memoria

El fotógrafo gandiense Pep Aparisi abrió la tarde del pasado lunes en una sala de la primera planta de la Biblioteca Central de Gandia una interesante propuesta titulada «Bai Wen» en la que, a través de 52 fotografías y cuatro collages, intenta evocar recuerdos agradables y plasmar lo que siente mientras disfruta del silencio en sus paseos habituales.

En pequeño formato, un hecho que caracteriza buena parte de los trabajos fotográficos de Aparisi, las imágenes que cuelgan de las paredes han sido deliberadamente envejecidas y, según explica el autor, retratan pequeños objetos que intentan llamar a la observación, pero también a la reflexión de quienes, obligados por ese pequeño tamaño, se tienen que acercar a los marcos para poder contemplarlas.

«Bai Wen» llega acompañada de un libro de fotos en forma de acordeón, otra de las rarezas que marcan el arte de este gandiense, pero en la exposición también se pueden contemplar volúmenes que hablan de fotografía y que muestran trabajos fotográficos, tanto de Pep Aparisi como de otros artistas.

La muestra, que permanecerá abierta al público hasta finales de año, propone al visitante adentrarse en la naturaleza, los objetos, animales, paisajes terrestres y marinos para que el espectador rescate sus propios recuerdos y emociones. Esa es, al menos la intención de Aparisi.

«Estas fotografías, que caben en la palma de la mano o en el bolsillo de una chaqueta, son fundamentalmente objetos que pueden tocarse y manipularse», explicaba el propio autor en la presentación, dado que, como confiesa, a Aparisi «le gusta la idea de que sus imágenes den la impresión de constituir fotografías anónimas halladas en un mercado o una tienda de objetos antiguos, que tengan ese encanto y misterio que fusiona el pasado y el presente, la realidad y la memoria».

A la inauguración asistieron una veintena de personas, muchos de ellos amigos de la asociación Fotoespai Gandia, así como el vicealcalde de la ciudad, Josep Alandete. La colección será, durante unos días, otro aliciente para visitar ese gran centro de cultura que es la Biblioteca Central del Convent de Sant Roc.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats