Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fondos

La gestión conjunta del marjal de la Safor da sus primeros frutos con 150.000 euros

La Generalitat y los ayuntamientos de Xeraco, Xeresa y Gandia invierten 150.000 euros para adecuar la Séquia Travessera y convertirla en un paseo a lo largo del humedal - Los trabajos también permitirán drenar agua al río Vaca de forma natural

La gestión conjunta del marjal de la Safor da sus primeros frutos con 150.000 euros

Las acciones conjuntas llevadas a cabo por los ayuntamientos de Gandia, Xeresa, Xeraco y Tavernes de la Valldigna, que comparten en sus términos el espacio natural del Marjal de la Safor, ha dado sus primeros frutos con una subvención que permitirá, antes de que acabe este año, la inversión de 150.000 euros en la zona.

La Conselleria de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica ha decidido atender las peticiones de Gandia, Xeresa y Xeraco para la adecuación de la mota de contención que discurre junto a la llamada Séquia Travessera que, en paralelo la línea de mar, discurre por esos tres términos.

Según señala el alcalde de Xeraco, Avelino Mascarell, esta actuación es una primera fase que facilitará el flujo de agua hacia el río Vaca, de forma natural, cuando se produce un incremento del nivel a causa de las lluvias. De esa manera, permite un drenaje que Xeraco reivindicaba y que es fundamental para no perjudicar a las zonas agrícolas de este término.

Para esta actuación, Gandia ha recibido de la Conselleria de Agricultura 44.731 euros, Xeresa 49.330 y Xeraco 45.000, cifras a las que cabe añadir un 10% que tienen que aportar los ayuntamientos, rondando los 150.000 euros.

Pero la adecuación y refuerzo de la mota de la Séquia Travessera tendrá una segunda fase mucho más significativa desde el punto de vista de puesta en valor de un humedal que abarca más de 1.200 hectáreas.

Así, la Diputació de València se ha comprometido a financiar un proyecto complementario para que, sobre la misma mota, se habilite un corredor verde. Un paseo para viandantes y ciclistas recorra toda esta zona y aproveche su enorme atractivo turístico. Esta actuación no tiene fecha, pero se estima que la diputación acelerará el trámite para que esté acabada antes de que concluya el periodo corporativo.

Un espacio singular

El impulso en las labores de recuperación y puesta en valor del Marjal de la Safor, así como las acciones para sacar el agua sobrante cuando se producen fuertes lluvias, se ha producido a partir de la colaboración de los ayuntamientos implicados.

La iniciativa surgió especialmente en Xeraco, que reclamaba esa colaboración para dar respuesta a las reclamaciones de los agricultores de la zona, pero rápidamente se sumaron Xeresa, Gandia y Tavernes de la Valldigna.

Una delegación de esos consistorios trasladó la idea de crear un consorcio, junto a la Generalitat y con la ayuda de la diputación, que gestionaría todos los aspectos relacionados con el humedal. La sintonía derivó en la petición conjunta a la Conselleria de Agricultura de una ayuda para esta adecuación de la Séquia Travessera y otra a la diputación que, previsiblemente, se anunciará el breve.

El Marjal de la Safor, que desde la década de los 90 del siglo pasado quedó incluido en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Generalitat Valenciana, y por tanto sometido a la máxima protección ambiental, ha recibido en los últimos años importantes inversiones de mejora ambiental en los cuatro términos. Lo que ha faltado, y eso es lo que ahora se trata de corregir, son acciones que impliquen a todos los ayuntamientos y, por lo tanto, al conjunto del humedal. La adecuación de la Séquia Travesera y su aprovechamiento como vía verde es el más importante hasta el momento.

Compartir el artículo

stats