Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La construcción del enlace sur anima a grandes empresas a invertir en Oliva

Una mercantil de la Marina ha adquirido las instalaciones de la antigua Cerámica Decorativa

El alcalde, David González, habla con técnicos en su visita al lugar de las obras, ayer. | LEVANTE-EMV

El alcalde, David González, habla con técnicos en su visita al lugar de las obras, ayer. | LEVANTE-EMV

El alcalde de Oliva, David González, visitó ayer las obras de la conexión sur de Oliva que está ejecutando el Ministerio de Transportes y que servirá para unir la ciudad de manera directa con la Ap-7, de modo que quienes circulen desde los municipios de la Marina ya no tendrán que cruzar el casco urbano de Oliva, algo que venían reclamando desde hacía décadas en el municipio.

La visita se produjo después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente, Pablo Iglesias, presentaran el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado. Estas cuentas contemplan una partida de 16 millones de euros para las obras de la conexión sur de Oliva.

Ya estaba previsto que el Gobierno incluyera este dinero, que servirá para hacer frente a la mayor parte de las obras de la «Conexión Sur de Oliva. Fase 1 de la Variante de la Safor», como explicaban desde el consistorio. Estos trabajos se iniciaron el pasado mes de abril, en pleno confinamiento, y está previsto finalicen a lo largo del año 2022.

González visitó ayer las obras acompañado por los técnicos responsables y la dirección facultativa del proyecto. Después de la fase inicial de desbroce de los terrenos y la desviación de instalaciones y caminos, actualmente las obras ya se encuentran en la fase de cimentaciones y avanzan según el calendario previsto.

A lo largo de la visita a las obras, el Ayuntamiento propuso a la Dirección de las Obras alternativas para garantizar la movilidad ciclopeatonal entre el polígono industrial Brosquil y la parte sur del término municipal, ya que queda interrumpida por los viales de la conexión. Las máquinas trabajan en la zona a pleno rendimiento.

Oliva necesitaba un enlace con la AP-7. En primer lugar, porque ya rozaba lo vergonzoso que los vecinos y vecinas tuvieran que soportar el intenso tráfico que cada día atravesaba el casco urbano y, por otra parte, porque para una ciudad con varios polígonos industriales era necesario ofrecer una salida a aquellas empresas que más apuestan por la exportación y buscan ser más competitivas. La liberalización de la AP-7 y el inicio de las obras de la conexión han llegado casi de la mano y eso genera una gran oportunidad para el municipio. Además de suponer una mejora de la calidad de vida para los olivenses, este proyecto va a permitir que las zonas industriales del sur, como Brosquil y Jovades, tengan acceso directo a la autopista y, por lo tanto, al resto de España y una vía directa hacia los países europeos.

El consistorio ya ha constatado cómo ha crecido el interés de empresas importantes para instalarse en estas zonas industriales. El alcalde, David González, ha confirmado que varios empresarios tanto de la Safor como de otras comarcas próximas van a realizar una decidida apuesta por la ciudad.

González se reunió hace unos días con un empresario de la Marina, que ha solicitado licencia de obras para realizar una inversión de más de 7 millones de euros en la construcción de una nave totalmente innovadora, robotizada, en un sector muy potente del mercado. Otra firma logística ha adquirido la parcela más grande del Polígono Industrial del Brosquil, la que ocupaba la antigua Cerámica Decorativa, una conocida mercantil de Oliva que cerró hace unos años. Se trata de dos ejemplos que supondrán una importante inyección para la ciudad, especialmente por la creación de empleo que conllevará su aterrizaje en la ciudad. Pero, según el alcalde, «hay demanda de más suelo industrial». Por ese motivo, apuntaba, «estamos trabajando para desarrollar nuevos sectores pendientes como el sector 17 o el sector 4 y para que el sector Jovades tenga un acceso directo desde la gran rotonda que conectará la AP-7 con la N-332.

Para González, «el mejor plan de ocupación es dar la posibilidad a que la inversión privada pueda llevar a cabo este tipo de proyectos porque inmediatamente son puestos de trabajo directos, estables, jornadas laborales y condiciones bastante aceptables y debemos facilitarles que se puedan instalar en nuestra ciudad y generar riqueza y puestos de trabajo».

Situación privilegiada

Tras muchos años de reivindicaciones, esta infraestructura coloca ahora a Oliva en una situación privilegiada. Como explica el alcalde, «en estos momentos en la zona de la Marina Alta y Marina Baixa no hay terreno industrial y muchas empresas y grupos inversores ligados a esta parte del territorio importante y que no quieren irse lejos, están interesándose por el suelo industrial en nuestra ciudad».

El alcalde de Oliva reconoce que «hay ciudades que aspiran a tener una conexión directa con la AP 7 y nosotros vamos a tener dos, lo que mejorará la movilidad en la ciudad, sobre todo con las playas del sur y los polígonos industriales, que en Oliva los tenemos en su mayor parte en el sur como Brosquil y Jovades y las futuras áreas industriales».

Estas infraestructuras harán que las empresas de Oliva ganen en competitividad porque, además de ahorrarse el tiempo y dinero en cruzar la ciudad, como ocurría hasta ahora, se suma el hecho de que la vía ahora es gratuita, con el ahorro que supone para las empresas. «Esto va a hacer muy atractivo para nuevas empresas la ubicación en estos polígonos, porque van a tener una puerta directa hacia la AP-7, al Mediterráneo y Europa por carretera», señalaba David González.

Largas gestiones

El alcalde de Oliva ha recordado también el trabajo que se ha tenido que hacer desde la administración local para que esta infraestructura sea una realidad y los trabajos ya estén en marcha. «Nos costó muchísimo avanzar y quiero destacar que tres gobiernos diferentes del Estado en tres años y medio, uno de los cuales estuvo en funciones año y medio y todo era muy complicado, gobiernos de diferente signo político. Hicimos un seguimiento exhaustivo para que esto fuera posible ahora». El propio alcalde ha estado al frente de estas gestiones, como lo demuestran, dice, «los más de 250 correos electrónicos» que ha intercambiado con representantes de diferentes estamentos para que los proyectos fueran cumpliendo sus plazos. «Hoy en día las obras están en marcha y en dos años tendremos una infraestructura importantísima para el desarrollo de Oliva de cerca de 23 millones de euros», finalizaba David González.

El Gobierno destinará este año 16 millones a las obras

El alcalde de Oliva, David González, visitó ayer las obras de la conexión sur de Oliva que está ejecutando el Ministerio de Transportes y que servirá para unir la ciudad de manera directa con la Ap-7, de modo que quienes circulen desde los municipios de la Marina ya no tendrán que cruzar el casco urbano de Oliva, algo que venían reclamando desde hacía décadas en el municipio.

La visita se produjo después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el vicepresidente, Pablo Iglesias, presentaran el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado. Estas cuentas contemplan una partida de 16 millones de euros para las obras de la conexión sur de Oliva.

Ya estaba previsto que el Gobierno incluyera este dinero, que servirá para hacer frente a la mayor parte de las obras de la «Conexión Sur de Oliva. Fase 1 de la Variante de la Safor», como explicaban desde el consistorio. Estos trabajos se iniciaron el pasado mes de abril, en pleno confinamiento, y está previsto finalicen a lo largo del año 2022.

González visitó ayer las obras acompañado por los técnicos responsables y la dirección facultativa del proyecto. Después de la fase inicial de desbroce de los terrenos y la desviación de instalaciones y caminos, actualmente las obras ya se encuentran en la fase de cimentaciones y avanzan según el calendario previsto.

A lo largo de la visita a las obras, el Ayuntamiento propuso a la Dirección de las Obras alternativas para garantizar la movilidad ciclopeatonal entre el polígono industrial Brosquil y la parte sur del término municipal, ya que queda interrumpida por los viales de la conexión. Las máquinas trabajan en la zona a pleno rendimiento.

Compartir el artículo

stats