Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gandia obliga a cambiar aspectos ilegales de los estatutos de las Comarcas Centrales

El pleno aprueba el documento condicionado a que se modifiquen varios puntos, entre ellos dos en los que se extralimitaba con competencias de la Generalitat. El Gobierno local respalda una institución que busca el impulso de siete comarcas

La reunión de constitución del Consorcio de las CCV, celebrada en el año 2016 en Ontinyent. | PERALES IBORRA

La reunión de constitución del Consorcio de las CCV, celebrada en el año 2016 en Ontinyent. | PERALES IBORRA

El Consorcio de las Comarcas Centrales Valencianas (CCV) tendrá que modificar sus estatutos después de que los servicios jurídicos del Ayuntamiento de Gandia detectaran aspectos que vulneran la ley. Fundamentalmente esa circunstancia se da en dos apartados del CCV. Por una parte, el que se atribuye competencias en materia de ordenación del territorio y, por otra, para impulsar proyectos de educación.

En ambos casos los juristas de Gandia que revisaron el documento, que ya fue retirado de un pleno antes de su aprobación, indicaron que esas competencias, por ley, corresponden a la Generalitat, y que una agrupación voluntaria de ayuntamientos y mancomunidades comarcales no puede atribuírselas. También señala el informe que, en realidad, «las comarcas» no están en el ordenamiento jurídico valenciano porque les Corts no han aprobado todavía una ley que regule sus competencias y su ámbito.

La aprobación de los estatutos, clave para que comience a rodar el Consorcio de las CCV, fue llevado ayer al pleno de Gandia, y lo que hizo el Gobierno local de PSPV-PSOE y Compromís fue aprobarlos, pero con la condición de que el Consorcio modifique esos puntos de ilegalidad. Eso significa que, mientras no se haya sustanciado el cambio, el organismo que aglutina a las mancomunidades de la Safor, la Vall d’Albaida, la Costera, la Canal de Navarrés, el Comtat, l’Alcoià y la Marina Alta, así como a la mayoría de sus municipios más poblados, no podrá comenzar a funcionar.

En el pleno, el concejal de Ciudadanos se abstuvo en este punto, mientras que el PP votó en contra porque, según Víctor Soler, en realidad el Consorcio de las CCV «es un nuevo chiringuito» impregnado de «política e ideología», que solo «añadirá burocracia» y que el verdadero fin del mismo es superar el marco de las provincias, algo en lo que el PP no está de acuerdo.

A esos argumentos respondieron los portavoces socialista y de Compromís, José Manuel Prieto y Josep Alandete, quienes defendieron la necesidad de establecer políticas de colaboración entre territorios que están a uno y otro lado de la división provincial de València y Alicante, con el fin de generar proyectos y oportunidades que acaben beneficiando a un territorio habitado por 800.000. Como han certificado estudios técnicos, esta zona se ha quedado «colgada» durante décadas y no ha recibido la inversión pública necesaria para competir con los dos grandes polos económicos que tiene, a norte y sur, en el área metropolitana de València y en el eje Alicante-Elx.

En ese sentido, el paso más importante dado hasta el momento es la redacción del Plan Estratégico de las CCV, que también incorpora el área de la Marina Baixa y que ya ha sido encargado por la Conselleria de Política Territorial de la Generalitat. Ese documento está llamado a ser la verdadera base sobre la que poder trabajar para conseguir el objetivo que se desea.

Compartir el artículo

stats