30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Museo y albergue: Tavernes ya sabe que uso dar al Molí del Pla

El director general de Administración Local, Antoni Such, visita el edificio y ve posible la concesión de las ayudas por el tipo de proyecto. Su rehabilitación costó 260.000 euros

Museo y albergue: Tavernes ya sabe que uso dar al Molí del Pla

Museo y albergue: Tavernes ya sabe que uso dar al Molí del Pla

El Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna parece que ha encontrado utilidad al Molí del Pla, una edificación de finales del siglo XVII o principios del XVIII, que fue restaurada e inaugurada en 2013 con una inversión de 260.000 euros del Plan E del entonces Gobierno de Zapatero y que se encuentra en desuso desde entonces. La única actividad que ha acogido fue un recital de poesía para su apertura.

Ahora, el departamento de Turismo, que dirige la concejala socialista Lara Romero ha elaborado un proyecto que dará vida a una edificación que formaba parte del Monestir de Santa Maria de la Valldigna y fue un ejemplo de aprovechamiento del agua, elemento que accionaba el mecanismo para moler el grano del arroz.

La idea es convertir el antiguo molino en un polo de atracción turística, especialmente de aquellas personas que buscan el contacto con la naturaleza, o son amantes del senderismo o el cicloturismo. El plan, que está muy avanzado sobre el papel, contempla dos espacios diferenciados. La planta baja se destinará a museo etnológico con la interpretación del aprovechamiento del agua como eje principal. «Será muy visual, donde quede reflejado lo que era el molino durante los años que estaba en funcionamiento hasta su restauración», explicaba ayer a Levante-EMV la concejala Lara Romero.

La parte superior se destinará a albergue para pasar la noche. Aunque ahora es un espacio diáfano, se contempla la construcción de cuatro habitaciones, donde se instalarán una veintena de camas para dar cobijo a los excursionistas.

Este servicio se completará con dos módulos prefabricados que se instalarán en el exterior. El primero acogerá camas y será accesible para personas con movilidad reducida y el segundo albergará un comedor, duchas y baños. El escollo de la falta de electricidad, uno de los problemas que tenía el ayuntamiento para utilizarlo, se solventará con la instalación de 64 placas solares, siguiendo los principios de sostenibilidad.

Todo esto, como es lógico, necesita una inversión. Se calcula en unos 280.000 euros que el Ayuntamiento de Tavernes espera conseguir de los Fondos Feder que concede la Unión Europea y cuya solicitud gestiona la Generalitat.

Por ello, ayer visitó el Molí del Pla el Director General de Administración Local, Antoni Such, a quien Romero y los técnicos municipales explicaron el proyecto. Le acompañó,a demás de la propia concejala, el alcalde, Sergi González, el edil de Urbanismo, Josep Llàcer y la de Medio Ambiente, Mónica Palomares.

Such aseguró que el proyecto tiene «muchas posibilidades» de acceder a las ayudas europeas porque «conjuga la recuperación del patrimonio histórico y cultural con el uso turístico». Por su parte, el alcalde destcaba la oportunidad de «recuperar» un espacio «que ha estado mucho tiempo cerrado» y llevar a cabo una iniciativa que convierta a Tavernes en un referente turistico.

Lara Romero, además, añadió que supone «una oportunidad única» para «poner en valor nuestro entorno y el valle que tenemos, del que soy una enamorada».

Compartir el artículo

stats