Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El número de personas mayores que viven solas en la Safor alcanzó el máximo el año de la pandemia

La soledad creció en general y supone un 30% del total de los domicilios de la comarca

Voluntarios de Cruz Roja repartieron comida a las personas mayoras solas en confinamiento. | LEVANTE-EMV

Voluntarios de Cruz Roja repartieron comida a las personas mayoras solas en confinamiento. | LEVANTE-EMV

El año de la pandemia supuso el crecimiento de los hogares conformados por una sola persona, especialmente de la tercera edad. Sin embargo, al mismo tiempo también experimentaron el mismo camino aquellos en los que viven cinco o más personas, según los datos del Portal Estadístic de la Generalitat Valenciana.

Este tipo de hogares, que puede englobar una gran casuística de situaciones, pasó de los 3.189 en el año 2019 a los 3.353 del ejercicio pasado y siguieron la línea general de todo el país, donde también se registró un aumento.

Otro tipo de hogares que también se incrementó fue el que está formado por dos personas, que es por cierto, el tipo más numeroso de cuantos existen en la comarca de la Safor. En 2020 había registrados un total de 20.505, cuando el año anterior la cifra era de 20.103.

Aquellos en los que viven tres y cuatro personas, por su parte, fueron los que registraron un descenso el año pasado, al pasar de 14.841 a 14.752 en el caso de los de tres personas, mientras que los de cuatro descendieron de 11.907 a 11.759, apuntándose, por tanto ligeros descensos en los dos casos.

La comarca de la Safor contaba en 2020 con un total de 68.991 hogares, un incremento del 1% respecto al ejercicio anterior, cuando se registraban 67.925.

A nivel nacional, la situación es exactamente la misma que en la Safor. La última Encuesta continua de hogares elaborada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrece una radiografía de cómo las familias españolas han afrontado este 2020 de pandemia y confinamiento y revela que un total de 4.849.900 personas han vivido estos duros meses en soledad.

La soledad se disparó durante la pandemia en la comarca de la Safor. En 2020 el número de hogares ocupados por una única persona registró un incremento del 4,1% respecto al ejercicio anterior. En concreto, pasó de los 17.886 del 2019 a los 18.622 del ejercicio 2020. Se trata de la cifra más alta registrada desde que existen datos, en 2014, y también uno de los incrementos más abultados desde entonces. El hogar unipersonal abarca casi el 30% del total de los 68.991 de la comarca. En este caso, la diferencia no varía mucho del ejercicio anterior, ya que solo crece un 0,6%.

Eso es lo que dicen las cifras generales. Sin embargo, la situación es aún más crítica cuando se acota por grupos de edad. Una vez más, el colectivo que sale peor parado es el de la tercera edad. No solo ha sido el más afectado por la covid-19, que ha segado casi 300 vidas en la comarca de la Safor, sino que, además, han sido muchas las personas que han tenido que afrontar la pandemia completamente solas, cuando se trata de una etapa de la vida donde el acompañamiento alivia muchos de los males.

En 2020, el que para siempre será conocido como el año de la pandemia del coronavirus, se alcanzó la cifra máxima del número de hogares formados por una sola persona mayor de 65 años.

En total se registraban 7.814 hogares de personas mayores que viven solas, casi un 5% más que los que había en el año anterior, que eran 7.463. Se trata de la cifra más alta registrada desde 2014, primer año en el que el portal estadístico de la Generalitat ofrece datos al respecto, por lo que la pandemia del coronavirus también supuso un golpe importante en este aspecto. En esta situación de soledad son las mujeres las que superan con creces a los hombres. Del total de hogares en los que vive una s ola persona mayor de 65 años, 5.849 eran mujeres, un 74,8%, mientras que los hombres de la tercera edad que viven en soledad eran en 2020 un total de 1.966.

Durante las semanas del confinamiento, ayuntamientos y entidades sociales se afanaron en organizar dispositivos para atender precisamente aquellos hogares en los que había una persona mayor sola. Prácticamente en todas las localidades hubo personas voluntarias que se ofrecieron a llevar comida, medicamentos y otros productos de primera necesidad a personas de la tercera edad que viven solas para evitar que tuvieran que salir a comprar, con el peligro de contagio que ello podía suponer.

Durante la pandemia también creció el número de personas menores de 65 años que viven solas y supone, además, el colectivo mayoritario en esa situación. En este caso, la cifra alcanzó en 2020 los 10.807 hogares unipersonales, como en el caso del colectivo de la tercera edad, también la cifra más alta registrada en seis años. En este caso, los más numerosos son los que están ocupados por hombres, con 6.252, mientras que las mujeres menores de 65 años que viven solas son 4.544.

Crecen los hogares de dos personas y los de más de cinco

T.Á.C. Gandia

Compartir el artículo

stats