Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Terremoto político en la CV-60

Compromís define su postura hoy y los ayuntamientos estudian sus alegaciones

Una chica fotografía con su móvil la manifestación del domingo pasado justo en el puente que salva el trazado de la autopista AP-7.                                | S. S.

Una chica fotografía con su móvil la manifestación del domingo pasado justo en el puente que salva el trazado de la autopista AP-7. | S. S.

Pese a que la idea de prolongar la autovía CV-60 entre Palma de Gandia y Gandia se conoce desde hace años y de que su diseño quedó fijado, casi sin alteraciones, al menos desde diciembre de 2017, la exposición pública del proyecto, que la semana pasada llevó a cabo la Conselleria de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, acaba de generar un terremoto político cuyas consecuencias, nadie lo duda, podrían extenderse de la Safor al ámbito autonómico, Consell de la Generalitat incluido.

El conflicto se sitúa entre los dos principales socios del Botànic, PSOE y Compromís. Los primeros nunca han dudado en respaldar esta obra, como vienen haciendo desde hace años. Los nacionalistas en cambio, definirán hoy su postura a nivel comarcal, en una asamblea extraordinaria que tendrá lugar en Guardamar. Lo harán después de que dirigentes de la formación, y especialmente la alcaldesa de Potries, Assumpta Domínguez, se hayan posicionado ahora contra el proyecto de la Generalitat cuando hace menos de dos meses el Gobierno de Gandia, del que Compromís y Esquerra Unida forman parte, por unanimidad, señalara que esa obra es «necesaria y urgente».

De alguna manera, a este cambio de criterio, que hoy Compromís definirá escuchando a los alcaldes y dirigentes de la comarca, ha contribuido la Plataforma per l’Horta de la Safor, constituida a través de redes sociales y asambleas en varios municipios, fundamentalmente los más afectados, y que el domingo pasado reunió a cerca de quinientas personas en una marcha para rechazar el proyecto que transcurrió entre las localidades de Beniarjó a Almoines.

Durante el recorrido los asistentes profirieron consignas y mostraron pancartas en favor la huerta y contra el conseller de Política Territorial, Arcadi España.

Entre los representantes políticos, numerosas caras conocidas de Compromís, Esquerra Unida, Podemos y organizaciones ecologistas, así como la alcaldesa de Potries y concejales nacionalistas de varios municipios.

Los convocantes repartieron un pliego de alegaciones para que los interesados puedan remitirlo a la Conselleria de Política Territorial en el que se afirma que la prolongación de la autovía, que discurriría por la franja de terreno situada entre Potries, Beniflà, la Font d’en Carròs, Beniarjó, Rafelcofer, Almoines, Gandia y Bellreguard, es «totalmente desproporcionada e innecesaria», que supondrá «un daño medioambiental irreparable», con un incremento del nivel de ruido en los municipios más cercanos, «un ataque al patrimonio social y cultural», incluyendo la «destrucción del sistema de regadío tradicional» de la Safor, o que su tramitación se ha hecho «de forma poco transparente» y «sin un proceso de participación vecinal efectivo».

A partir de esta semana se espera que los ayuntamientos comiencen a redactar sus propias alegaciones para remitirlas a la Generalitat. En el abanico de posibilidades figura desde la aceptación de la obra diseñada hasta su retirada total, pasando por la petición para reducir su impacto ambiental o paisajístico.

La prolongación de la autovía CV-60 es un proyecto que viene siendo reclamado por parte de ayuntamientos, Mancomunitat de la Safor y organizaciones empresariales, entre otras, desde hace años, y su actual diseño ya fue presentado en Gandia, en diciembre de 2017, por la entonces consellera de Obras Públicas, María José Salvador.

Compartir el artículo

stats