Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía Local de Gandia salva a un bebé que no respiraba

Varios agentes actuaron para liberarle las vías respiratorias hasta que llegó la ambulancia del SAMU

Agentes de la Policía Local de Gandia salvaron ayer a un bebé de apenas un mes de vida que había dejado de respirar y presentaba un estado amoratado. Fue la madre la que salió de casa, situada en el Grau, pidiendo auxilio.

El oficial Rubén Torán acudió lo más rápidamente posible a ese lugar y atendió al bebé, al que mantuvo las constantes hasta que llegó una ambulancia del SAMU, que lo trasladó al hospital.

Los hechos ocurrieron poco después de las 9 de la mañana. Al percatarse de la desesperación de la madre por el estado del bebé, vecinos del Grau llamaron inmediatamente al teléfono de emergencias, que trasladó lo que estaba sucediendo a la Policía Local.

Varias unidades acudieron y, según indican distintas, fuentes, los agentes tomaron al bebé de brazos de su madre y procedió a llevar a cabo maniobras para retornarle la respiración. «Al primer golpe, el neonato soltó mucosidad y en el segundo comenzó a llorar», indican las fuentes.

En ese punto, los también agentes policiales Noelia Santamaría, Raquel Manzano, José Castelles y el oficial torán colaboraron para limpiar las vías respiratorias del bebé, que incialmente respondió positivamente.

Tras envolverlo para que tuviera calor y recuperar el color y las constantes vitales, una unidad del Servicio de Atención Médico Urgente (SAMU) se hizo cargo del bebé siendo trasladado de urgencia al hospital comarcal Francesc de Borja de Gandia, donde quedó ingresado para su observación.

Muchos agentes de la Policía Local de Gandia ya están perfectamente preparados para llevar a cabo primeros auxilios, incluso en bebés como el de ayer.

Compartir el artículo

stats