Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guía de la catedral de la espeleología

El Centre Excursionista de Gandia regala al Ayuntamiento de Barx un completo trabajo de las simas del término que ha costado años de documentación y búsqueda. En ese término se encuentra la más profunda, que alcanza los 240 metros

Guía de la catedral de la espeleología

Guía de la catedral de la espeleología

La sima Pilar, con 240 metros de profundidad, descubierta y explorada por el Centre Excursionista de Gandia (CEG) en la década de los sesenta del siglo pasado, sigue siendo la cavidad de mayor desnivel de toda la Comunitat Valenciana, y está en Barx. Pero ni de lejos es la única.

El alcalde, Miguel Donet, con el documento elaborado, agradeció el «regalo» al CEG. | LEVANTE-EMV

Decenas de simas, también conocidas en valenciano como «avencs», convierten las montañas de este municipio de la Safor y algunos de los términos vecinos en uno de los más interesantes de España para quienes disfrutan metiéndose, a veces por estrecheces que ponen los pelos de punta, hasta lo más profundo que la tierra les permite.

Las simas de Barx siempre han estado allí. Algunas con la «puerta» a la vista y la mayoría con la entrada oculta. Otras muchas seguirán tapadas porque no alcanzan la superficie. Solo ahora, gracias a un trabajo de años realizado por la Sección de Espeleología del CEG, han quedado al descubierto en un mapa-guía que acaba de regalar al ayuntamiento.

Fue el viernes de la semana pasada cuando el presidente del CEG, Javier Peiró, y otro gran amante de las entrañas de la tierra, Javier Terol, acudieron al ayuntamiento para revelar y entregar el documento simplemente titulado 50 cavitats de Barx, que incluye, además de muchas explicaciones, un completísimo mapa con la geolocalización de cada una de las entradas a los «avencs».

Medio en broma medio en serio, Terol le explicó al alcalde barxero, Miguel Donet, que acudió acompañado de los concejales de Deportes y de Turismo, que muchas de esas simas aparecían, por error, dentro del vecino municipio de Pinet, en la Vall d’Albaida, una situación que este mapa corrige.

El Ayuntamiento de Barx, que ya dispone de muchos paneles informativos en los que aparecen algunas de las simas más conocidas, incorpora ahora el valioso documento para que los especialistas que lo deseen puedan consultarlo. En cierta medida, se trata de otro elemento para promocionar el turismo en la pequeña localidad de montaña, una acción impulsada especialmente en esta legislatura por el equipo del alcalde Donet. Porque, como le expresó el presidente del CEG a la primera autoridad local, Barx es «la catedral de la espeleología de la Comunitat Valenciana» y es bueno que se sepa.

Javier Terol explica la importancia de este mapa-guía de las cavidades. Porque él mismo, y otros muchos amantes de la espeleología, han sufrido la inconcreción a la hora de buscar simas para practicar este deporte. «Si la entrada está a veinte o treinta metros del lugar indicado, entonces resulta muy complicado encontrarla y, a veces, resulta imposible». El mapa que ha elaborado con muchos años de dedicación y trabajo, corrige esta situación al indicar sobre el plano no solo el punto exacto, sino también las coordenadas, de manera que con un GPS se llega en un santiamén. Con la ayuda de esta tecnología el margen de error «no llega ni a medio metro», confiesa Terol, satisfecho del resultado de su trabajo y de haberlo regalado al Ayuntamiento de Barx para que le dé la difusión pública que estime más oportuna.

Además de la citada sima Pilar, en Barx existen otras cavidades de gran profundidad. Entre ellas, el CEG cita la de Pablo Pujol, que alcanza los 220 metros de desnivel vertical, la P-1, con 189, la de les Violetes, con 172, o la de Aldaia, con 183. Esta última, una de las más impresionantes de toda la Comunitat Valenciana, presenta una boca de entrada de más de veinte metros de diámetro, una auténtica invitación a penetrar en las entrañas de la tierra que, de haberla conocido, habría podido inspirar a Julio Verne en el relato de su fantástico Viaje al centro de la Tierra.

En otros casos, el interés de las cavidades no se mide en metros, sino en belleza por las composiciones geológicas que se pueden ver en sus profundidades. Ocurre así con la Cova Fresca, muy conocida y visitada por los vecinos de Barx y de localidades cercanas, que es, según el CEG «un ejemplo de la riqueza espeleológica y geológica que debe preservarse y darse a conocer».

Una labor iniciada en 2014

Javier Terol cuenta que el resultado de la guía que ahora ha entregado al alcalde de Barx para su difusión comenzó a forjarse en 2014 tras detectar y sufrir los errores que existían en la localización de las simas que aparecían en algunos catálogos realizados con anterioridad. Más de mil horas de trabajo a lo largo de estos últimos siete años avalan el resultado del trabajo, que se ha desarrollado a veces en espacios con una altísima densidad de vegetación, «casi impenetrable». En ese sentido, Terol narra que, a raíz del terrible incendio forestal ocurrido en agosto de 2018, que arrasó gran parte de la superficie donde emergen las cavidades estudiadas, quedaron a la vista los agujeros, lo que permitió localizar gran cantidad de simas para poder documentarlas y situarlas sobre un plano, de manera que ahora, cuando afortunadamente la vegetación vuelve a cubrir el suelo, ya han quedado accesibles para siempre. «Todo este esfuerzo ha supuesto la relocalización de más de doscientas cavidades», indica Terol, algunas de ellas en Barx y otras en términos municipales limítrofes, como Pinet y Llutxent, que igualmente sufrieron el incendio forestal de 2018.

Compartir el artículo

stats