Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Abre el concurso de ideas para habilitar espacios recreativos y turísticos en el puerto de Gandia

La Autoridad Portuaria quiere aprovechar los tinglados fruteros, la Llotja y su entorno, así como el espacio que rodea la iglesia de Sant Nicolau, sin menoscabar la actividad de las barcas de pesca

Los tinglados fruteros,
junto a la plaza de la
Lonja, en el muelle
sur de Gandia.  ximo ferri

Los tinglados fruteros, junto a la plaza de la Lonja, en el muelle sur de Gandia. ximo ferri

La Autoridad Portuaria de València (APV) ha abierto el concurso de ideas dirigido a recoger propuestas para poder habilitar una buena parte del Puerto de Gandia para usos recreativos, turísticos y culturales. No se trata de un espacio reducido, sino de una enorme explanada en la que están los tinglados fruteros, el muelle pesquero, la llamada plaza de la Llotja y el entorno, a ambos lados de la dársena, de la iglesia de Sant Nicolau. La APV ha previsto premios por valor de 40.000 euros a los equipos de diseño y urbanismo que aporten las mejores ideas para un plan que pretende revitalizar, poner en valor y aprovechar el puerto como zona turística y recreativa.

En concreto, el ámbito de actuación se ha dividido en dos zonas. Una entre los tinglados fruteros del 5 al 17 y el espacio situado entre su fachada sur y el límite del ámbito portuario comercial. La otra incluye el edificio y la plaza de la Llotja y la plataforma que queda al sur de la iglesia de Sant Nicolau.

«El propósito de este concurso de ideas es dinamizar el Puerto, mejorar la infraestructura de conexión Puerto-ciudad y buscar una solución amable para la ciudadanía», ha señalado el presidente de la APV, Aurelio Martínez.

Para la zona de los tinglados se pretende, fundamentalmente, habilitar actividades que sean capaces de dinamizar el área e integrarla peatonalmente a través de la calle Juan de la Cierva con el continuo urbano que limita con el puerto. Las propuestas que se presenten deben respetar el uso pesquero del muelle, la Llotja y las instalaciones, así como que tres tinglados están cedidos para investigación que gestiona la Universitat Politècnica de València. De la misma manera, habrá que contemplar la posibilidad de que los tinglados, en concreto los números 16 y 17, puedan sean destinados a estación marítima para el tráfico de viajeros a Ibiza y Mallorca.

Para la zona de la plaza de la Lonja y el entorno de la iglesia de Sant Nicolau se pretende habilitar «una comunicación peatonal atractiva» con el diseño de un paseo ribereño del muelle norte con la plaza de la Lonja, incluyendo el cruce de la acequia existente.

Este concurso de ideas supone una de las mayores actuaciones llevadas a cabo nunca en esta zona para hacer compatibles los usos portuarios con la explotación recreativa y turística de un entorno que, a criterio del ayuntamiento y de la APV, es uno de los mayores atractivos de la ciudad.

El proyecto fue presentado hace ahora un año por la entonces alcaldesa, Diana Morant, el presidente de la APV, Aurelio Martínez, y el conseller de Política Territorial, Obras Públicas y Movilidad, Arcadi España. Los tres, junto a otras personas, recorrieron entonces los espacios que ahora se someten al criterio de los urbanistas para sacarle el mayor rendimiento posible.

Cualquier actuación que se lleve a cabo en la zona portuaria de Gandia deberá seguir criterios que no alteren significativamente una imagen que forma parte, desde hace más de un siglo, del paisaje del Grau de Gandia. Pero con mucho más cuidado se deberá ir a la hora de autorizar obras situadas junto a la iglesia de Sant Nicolau, una obra referente de la arquitectura moderna diseñada por Eduardo Torroja.

Porque ese monumento está a un paso de ser declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por parte de la Generalitat Valenciana a raíz de la propuesta que plantearon el Ayuntamiento de Gandia y la propia parroquia de Sant Nicolau. Hace un mes la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos de València dirigió un informe a la Conselleria de Cultura en el que no solo avalaba la declaración de BIC, sino que elogiaba el edificio construido en el límite de poniente de la dársena del puerto gandiense.

El ayuntamiento presentará antes de que acabe el año otro proyecto para peatonalizar el entorno del templo grauero que incluirá mejoras urbanas en varias calles.

El entorno de un edificio a punto de declararse Bien de Interés Cultural

Cualquier actuación en la zona debe preservar la iglesia de Sant Nicolau y su entorno

s.s. gandia

Compartir el artículo

stats