Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pont Nou de Gandia se agranda

La estructura pesa 1.200 toneladas y el ayuntamiento mantiene la apertura para Navidad

El Pont Nou de Gandia se agranda

Desde el pasado martes, y al menos durante los próximos veinte días, un continuo de camiones articulados está descargando en la avenida de Alacant losas de hormigón reforzado de 12,40 metros de longitud por casi dos de anchura y un peso que ronda las veinte toneladas. En total llegarán sesenta, con un peso global de 1.200 toneladas, y entre todas formarán la base de la plataforma de Pont Nou de Gandia.

El Pont Nou de Gandia se agranda

El trabajo llama la atención, tanto por su envergadura como por la delicadeza de la operación. Hay que conseguir que cada una de esas grandes piezas caiga en su lugar para, posteriormente, unirlas mediante coladas de hormigón. La anchura de la plataforma del Pont Nou, que crecerá considerablemente, aún será un poco mayor que las propias losas, dado que alcanzará los 12,80 metros.

El Pont Nou de Gandia se agranda

En ese espacio habrá lugar para los dos carriles de circulación de vehículos más dos franjas de separación de hormigón con las aceras laterales, de dos metros cada una, que «flotarán» sobre el río Serpis gracias a la rigidez y resistencia de esas losas que ahora se están colocando.

El Pont Nou de Gandia se agranda

Durante los primeros meses de las obras los técnicos y los obreros han colocado los canales para el paso de las infraestructuras de agua, electricidad y telecomunicaciones, lo que permite, a partir de ahora, acelerar los trabajos para su conclusión, que también serán los más vistosos.

El Ayuntamiento de Gandia, que está invirtiendo 1,3 millones de euros en esa importante obra, confía que no haya contratiempos y que antes de Navidad el «nuevo» Pont Nou pueda abrir al tráfico.

Este paso sobre el Serpis, construido entre los años 1884 y 1889, ha sido durante décadas la principal vía de comunicación hacia y desde el sur, y soportó el intenso tráfico de la antigua carretera Nacional 332 hasta que se construyó la Ronda de Circunvalación.

Un concepto más urbano

Nada cambiará en los cimientos, pilares y arcos de la estructura de piedra. El proyecto que ahora se está ejecutando, redactado por el ingeniero municipal Josep Blasco, se centra en la plataforma superior, que se amplía considerablemente respecto a la preexistente para que las dos anchas aceras conviertan el puente en un espacio amable y transitable para el viandante. De hecho, esa obra pretende potenciar el concepto de permeabilidad y que los ciudadanos se acostumbren a cruzar el río sin necesidad de utilizar vehículos para un itinerario que «acerca» el casco urbano con áreas comerciales e industriales y, especialmente, con el hospital Francesc de Borja. Es, como se dijo en su momento, una transformación que hará más urbano este puente de 130 años concebido para una carretera.

Junto a los técnicos, el concejal de Urbanismo y vicealcalde de la ciudad, Josep Alandete, ha querido comprobar la colocación de las losas de hormigón y se ha felicitado por el avance de los trabajos.

Compartir el artículo

stats