Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La necesidad de hacer frente a los jabalís une a cinco municipios

Piles, Guardamar de la Safor, Miramar, Daimús y Bellreguard contratan a una empresa que instalará cámaras para detectar las zonas de mayor presencia y jaulas para capturarlos

Una de las trampas instaladas en Gandia para atrapar jabalíes. | LEVANTE-EMV

«Hace poco sacamos un jabalí ahogado de la playa». Estas palabras del alcalde de Piles, David Morant, ofrecen una aproximación de la magnitud del problema que tienen los municipios de la comarca de la Safor con estos animales salvajes, que pueblan todos los términos municipales. Se reproducen a un ritmo vertiginoso y, en busca de comida, destrozan campos de cultivo y campan a sus anchas por los cascos urbanos, llegando ya incluso a zonas de ocio y esparcimiento, como en el caso de Guardamar de la Safor, y no les detiene ni siquiera los cercados y demás elementos que instalan los propietarios para evitar que accedan a las parcelas.

Por este motivo, cinco ayuntamientos se han unido para tratar de poner freno a los problemas que genera esta plaga.

Se trata de Piles, Miramar, Guardamar de la Safor, Bellreguard y Daimús que han llegado a un acuerdo para firmar un contrato con la empresa ICS Control, que se encargará de realizar un estudio y posterior gestión de la plaga para intentar eliminar el máximo número posible de jabalíes de las zonas rurales.

Estas localidades llevaban unos meses en conversaciones para tratar de buscar una solución. Todos los alcaldes, como exponía a Levante-EMV David Morant, coniciden en la necesidad de actuar de forma conjunta porque no tiene sentido que se realicen labores de control de la plaga en un municipio pero no en el de al lado, desde el que pueden trasladarse también los animales y, por tanto, dejar el trabajo de un ayuntamiento en agua de borrajas.

Así, como explicaba Morant, la primera fase del trabajo de la empresa se destinará a llevar a cabo labores de vigilancia de las zonas por las que se mueven las piaras. Una vez localizados los principales puntos de concentración de cerdos salvajes se instalarán unas jaulas que se activarán por control remoto. Una vez estén llenas, un mecanismo accionará la puerta para que se cierre y atraparlos. Los operarios, posteriormente, se llevarán a los animales, que, o bien serán sacrificados, o serán entregados a cotos donde estén demandados.

El contrato con la empresa tiene una duración, en principio, de un año, aunque se puede prolongar en función de los resultados. «Probaremos el sistema y evaluaremos su efectividad», explicaba el alcalde de Piles. Morant reconoce que el deseo de estas cinco localidades es «que se sumen otros municipios», como por ejemplo Oliva, donde también existe un serio problema con este tipo de animales.

El alcalde de Piles señala que se han visto piaras en el casco urbano y que, como demuestra el hecho de haberse encontrado un cadáver en la playa, ya han llegado incluso a la playa.

La medida de caza de los jabalíes en estas cinco localidades es similar a la que está aplicando el Ayuntamiento de Gandia en la zona de Marxuquera, que ya está dando sus frutos con la captura de una treintena de ejemplares en los últimos meses, como publicó este periódico.

Guardamar instaló una señal alertando de la presencia de estos animales en l’Ullal

El Ayuntamiento de Guardamar de la Safor se vio obligado, el pasado verano, a instalar un señal de peligro en el parque de l’Ullal. Se trata de un diseño inédito hasta ahora y está formado por un círculo, como el que se utiliza para las señales de advertencia que se pueden ver en cualquier calle o carretera, aunque, en este caso, en su interior tiene impreso un jabalí. El objetivo es alertar de la presencia de piaras de estos animales en la zona y el peligro que generan. En un mensaje que acompaña la señala recomiendan a los vecinos y las vecinas que no acudan a la zona a partir de las 19.30 horas porque es cuando los jabalíes acuden al lugar habitualmente y existe un peligro real de que ataquen a las personas.

Uno de los elementos que más ha hecho prosperar a las plagas de jabalíes es la existencia cada vez mayor de campos abandonados, que les sirven de refugio y donde se reproducen.

Compartir el artículo

stats