Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El enlace sur de Oliva y muy poco más

Para el Tren de la Costa apenas hay 29.500 euros y nada para el desdoblamiento de la vía Cullera-Gandia

Las obras del acceso sur a Oliva, en una imagen del pasado mes de febrero. | LEVANTE-EMV

Uno que sí y otro que no. Oliva protagoniza la cara y la cruz en la propuesta de Presupuestos Generales del Estado en lo que se refiere a inversiones en la comarca de la Safor. La cara es el enlace sur, que se prevé que finalice durante el 2022 y la cruz es la obra contra riadas de la rambla Gallinera.

Este proyecto también aparece citado en el apartado que las cuentas destinan al organismo Acuamed, que es el encargado de gestionar la obra, inacabada y paralizada desde hace años.

Lo primero que llama la atención es que en el propio documento alarga hasta el 2025 el grueso de la inversión para completar una obra que, al final, habrá supuesto un gasto total de más de 63 millones de euros. Así, la división plurianual llevará a 2025 una partida de 10 millones de euros, por lo que el Gobierno no prevé al menos hasta entonces ejecutar trabajos de envergadura en la zona.

Para el próximo año, las cuentas prevén apenas 100.000 euros, una partida que se incrementaría hasta los 500.000 en 2023, un millón de euros en 2024 y el grueso de los diez millones para llevar a cabo las obras dentro cuatro años.

Los trámites administrativos para construir la presa de laminación en la rambla de la Gallinera, entre Oliva y l’Atzúbia, que figura en el proyecto contra inundaciones aprobado en 2006, están paralizados desde 2014. Esa paralización vino motivada por las necesidades de revisar la viabilidad del proyecto de la presa, a la vista de la geotecnia resultante en la cimentación prevista.

Desde ese año, apenas se ha avanzado en los trámites administrativos, como reconocía el propio Gobierno el pasado mes de marzo.

Resumir la presencia de la Safor en el listado de proyectos incluidos en la propuesta de Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentada el pasado miércoles y que se debatirán en las próximas semanas en el Congreso, es fácil. Poca. Y es que solo una de las obras en las que el Gobierno central tiene pendiente invertir en la comarca recibirá el próximo año un verdadero impulso, es decir, una inyección de dinero que hace pensar que realmente se llevará a cabo.

Se trata del enlace sur a Oliva, la vía que unirá la AP-7 con la carretera de Pego y la N-332 y permitirá que los vehículos puedan cruzar Oliva sin necesidad de hacerlo por el interior del casco urbano. Esta infraestructura, cuya obra está en marcha desde hace algo más de un año, es conocida como «variante de la Safor» y habilita la Ap-7 como una especie de circunvalación que permite acceder, por ejemplo, a los polígonos industriales, ubicados al sur del casco urbano de Oliva, algo que se evita el paso de vehículos pesados por las calles de la localidad.

El Ministerio de Movilidad tiene previsto invertir en este proyecto algo más de 12,5 millones de euros en el año 2022, según aparece en el documento de PGE, una cantidad que permitirá dejar prácticamente finalizada la obra. Si bien, el Ejecutivo se reserva unos 2,5 millones de euros para el año 2023.

El proyecto cuenta con una inversión total que supera los 32 millones de euros, que se han financiado de forma plurianual. En 2021, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha destinado una partida de algo más de 16 millones de euros.

Y en el renglón anterior se acaban las buenas noticias. A partir de aquí, lo único que destaca en el proyecto de PGE son las ausencias.

Se echan de menos proyectos como el tratamiento terciario de la depuradora de Gandia, que fue anunciado hace más de doce años y para el que nunca llega inversión, a pesar de que permitiría reutilizar el agua que se depura en la EDAR de Gandia-Sur, que da servicio a 17 municipios.

La inversión prevista en el momento en el que se anunció, allá por el año 2008, rondaba los 5 millones de euros, aunque esta cifra, como es lógico, podría variar si es que algún día se desarrolla.

Aunque técnicamente está presente en los presupuestos, se puede decir con toda seguridad que el Tren de la Costa en su tramo entre Gandia y Dénia tampoco avanzará en 2022 como le gustaría tanto a las administraciones locales como la autonómica.

En este caso, el Ministerio de Transportes apenas reserva una partida de 29.900 euros que, según se lee en la memoria que acompaña al listado de proyectos, son para «seguir con los estudios previos» de una propuesta que ya lleva muchos años de retraso.

Al plano ferroviario pertenece también otra importante ausencia. En este caso se trata del desdoblamiento de la vía en el tramo de Cercanías entre Cullera y Gandia, destinado a acabar con una situación atípica como es que dos trenes en diferentes sentidos no pueden circular a la vez al no haber más que una vía entre las estaciones de Tavernes, Xeraco y Gandia, produciendo situaciones tan anómalas como que un convoy tenga que esperar en una estación a que llegue otro para poder seguir su camino, con los problemas.

Así pues, al menos en Oliva pueden estar tranquilos porque una obra crucial para sus vecinos y vecinas y también para las empresas ubicadas en sus polígonos industriales va a ser una realidad a lo largo del próximo año, convirtiéndose en alternativa a la circunvalación reclamada durante años.

La obra de la Gallinera no arrancará hasta 2025

T.Á.C. Gandia

Compartir el artículo

stats