Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hospital detecta de forma precoz 750 casos de cáncer de mama en 20 años

El programa de prevención contempla mamografías cada dos años a mujeres entre 45 y 69 años, con una respuesta del 70% de las citadas

Una profesional observa la imagen tomada a través de una mamografía. | LEVANTE-EMV

La Unidad de Prevención de Cáncer de Mama del departamento de salud de Gandia cumple 20 años. El servicio se implantó en el mes de julio del año 2001 y, desde entonces, el número de mujeres que han acudido a realizarse la prueba que permite la detección precoz de cáncer de mama ha ido incrementándose de forma importante, conscientes de la importancia que tiene un diagnóstico temprano. De hecho, en los últimos cribados ha acudido alrededor del 70% de las mujeres que han sido citadas, por encima de los objetivos que se marcaron los servicios sanitarios, y un porcentaje mayor de los que acude a otros programas como el cribado de cáncer de colon, con un recorrido, eso sí, mucho menor en el tiempo.

En estas dos décadas, gracias a esta prueba se han detectado 750 casos de cáncer de mama, la mayoría de ellas en estadios que apenas habían presentado síntomas. Esta detección precoz permite a los profesionales médicos del departamento de salud de Gandia aplicar tratamientos menos agresivos, además de que mejora la superviviencia y la calidad de vida de las mujeres que afrontan esta enfermedad, como explican desde el departamento de salud de Gandia.

Alrededor de 40 mujeres son diagnosticadas cada año. En este 2021 el cribado ha permitido detectar 37 casos, según informaban ayer desde el departamento de salud de Gandia.

Actualmente se está realizando la décima ronda de cribado, en la que se ha invitado a 28.476 mujeres de entre 45 y 69 años de todo el departamento a realizarse las mamografías, una cifra que se ha ido incrementando con los años. Tan solo un 6% de las usuarias requirió alguna prueba adicional para completar su estudio, y en aproximadamente cuatro de cada mil de las participantes en el programa se diagnosticó cáncer de mama que no había producido ningún síntoma previamente.

El cribado se lleva a cabo mediante la realización de mamografías cada dos años, para lo cual se remiten periódicamente a todas las mujeres de esa franja de edad cartas donde se les da cita para que acudan a hacerse la prueba.

Además del horario de mañana de lunes a viernes, desde el pasado mes de septiembre se ha ampliado el servicio de citación de dos a tres tardes a la semana con la finalidad de facilitar la asistencia a las mujeres y a su vez eliminar la demora en la citación generada en los meses de pandemia.

Las pruebas se realizan en la Unidad de Prevención de Cáncer de Mama, que depende del Centro de Salud Pública de Gandia y está ubicada en la planta baja del hospital Francesc de Borja. Se coordina con otros servicios sanitarios, tales como radiología, anatomía patológica, cirugía y oncología, para asegurar el adecuado tratamiento y seguimiento de los casos detectados en el menor tiempo posible.

«El programa tiene gran aceptación. Prueba de ello es que la participación ha ido aumentando con los años y la gran mayoría de las mujeres que acuden a hacerse la prueba continúan en el programa con una tasa de adhesión del 84%», destacaba la doctora Maria Gironés, responsable de Programas de Prevención y Promoción de la Salud del Centro de Salud Pública de Gandia.

Adicionalmente, el departamento cuenta con un Comité de Tumores de Mama, formado por un equipo multidisciplinar de facultativos de las distintas especialidades implicadas, que revisan cada caso para decidir de forma consensuada e individualizada el tratamiento a seguir.

Descenso de la mortalidad

El cáncer de mama es en la actualidad uno de los problemas de salud que más impacto tienen, siendo el tumor maligno más frecuentemente diagnosticado entre las mujeres y la primera causa de muerte por cáncer en el sexo femenino. La incidencia de este tumor aumenta a partir de los 45 años, y es el grupo de mujeres de entre 65 y 69 años el que presenta una tasa más elevada.

El pronóstico de esta enfermedad y la posibilidad de alcanzar su curación dependen en gran medida de que sea diagnosticada precozmente. En la Comunitat Valenciana se ha producido un descenso progresivo de la mortalidad por cáncer de mama desde el año 2000, debido a la labor del programa de cribado de cáncer de mama, así como a las mejoras en su tratamiento.

Compartir el artículo

stats