Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La covid deja Nochevieja sin macrofiestas

La comarca de la Safor supera una Incidencia Acumulada de 1.000, con 41 ingresados

Última fiesta de Nochevieja celebrada en Gandia, en el 2019. | ÀLEX OLTRA

No habrá fiestas de Nochevieja en las calles de la comarca de la Safor por segundo año consecutivo. La sexta ola de contagios del coronavirus ha acabado por diluir la ilusión que se había instalado meses atrás, cuando parecía que, con la vacunación y el descenso de los contagios se podría celebrar el Fin de Año del que la pandemia ya privó a la sociedad de hacerlo en 2020.

Sin embargo, la realidad actual ha hecho que, en estos momentos, sea más recomendable la prudencia y responsabilidad. Es por ello que lxa gran mayoría de los municipios que habían organizado actividades para poner fin al año 2021 han decidido cancelarlas. Las últimas en anunciarlo fueron, ayer, Gandia y Oliva.

La capital comarcal hizo pública la decisión pasado el mediodía. Fueron los dos coportavoces del Ejecutivo Local, el vicealcalde Josep Alandete y el concejal Miguel Ángel Picornell, quienes explicaron que la fiesta organizada en la plaza del Prado quedaba cancelada. Por tanto, no habrá ni campanadas ni la verbena que iba a protagonizar el grupo Seven Crashers. En cambio, se mantiene el castillo de fuegos artificiales.

Esta actividad estaba organizada desde hacía varios meses, cuando la situación pandémica era mucho mejor que la que hay ahora mismo. Pero el número de contagios y la incidencia están disparados en estos momentos y eso ha llevado al consistorio gandiense a replantearse la celebración de este acto.

Alandete deseó, a través de un comunicado, que «disfrutemos con responsabilidad este cambio de año, y desde el gobierno os deseamos un 2022 con mucha salud y donde podamos compartir plenamente de nuevo las ganas de vivir». En el mismo sentido, Picornell hacía un llamamiento «a la responsabilidad y la prudencia» de la ciudadanía «en unas fechas en las que aumentan los contactos sociales.

Unas horas antes, Oliva también había anunciado la cancelación de la fiesta que había organizado. En este caso estaba prevista la actuación en directo del grupo JotaJaybers con música de los años 80 y 90, y seguidamente había ambientación musical de la mano de varios Djs. El departamento de Fiestas, que dirige la concejala Yolanda Navarro, había preparado un acto con medidas de seguridad, entre las que se incluía la petición del pasaporte covid, el uso de la mascarilla y el aforo limitado. Pero en la actual coyuntura, el consistorio olivense ha considerado que lo mejor era cancelarlo.

Hace unos días, el Ayuntamiento de Tavernes de la Valldigna, de forma conjunta con la empresa organizadora, también decidían cancelar el Festivern, el festival de música con el que se iba a despedir el año en la localidad y que ya contaba con miles de entradas vendidas.

La sexta ola deja sin grandes eventos a la Nochevieja. Eso hace que la preocupación se traslade ahora a las fiestas privadas. Hay que tener en cuenta que en estos momentos no existe ninguna restricción más allá del uso de la mascarilla y la obligación de disponer del pasaporte covid para acceder tanto a los restaurantes como a los locales de ocio, por lo que las aglomeraciones podrían trasladarse ahora a estos ámbitos. Las autoridades insisten en pedir responsabilidad a aquellos y aquellas que vayan a participar en fiestas y reuniones.

Estas decisiones se producen en un contexto de pandemia disparada en la Safor. En estos momentos, la Incidencia Acumulada ya ha superado los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes, mientras que los casos activos se acercan a los 2.000. También ha aumentado la presión hospitalaria, que se traduce en 41 ingresados, de los que 33 están en planta y otros 8 en la UCI.

Compartir el artículo

stats