Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El río perdido que emerge en el paisaje de la Valldigna

La Valldigna El río perdido que emerge en el paisaje

Todavía queda mucho por hacer, pero el resultado de los trabajos realizados en los últimos años ya ha permitido cambiar, a mejor, algunos paisajes de la Safor que se habían perdido. Perdidos por el mar de cañas, una especie invasora, que ocultaba ecosistemas y espacios de un enorme valor visual, ambiental y cultural. Se trata del plan de la Confederación Hidrográfica del Júcar que, en colaboración con los ayuntamientos, está procediendo a eliminar esos inmensos cañares que se han dejado crecer durante décadas. Aún es poco el presupuesto que se destina a este menester, pero el río Vaca, en el tramo que discurre por la Valldigna, es uno de esos ejemplos. Valga la imagen de la derecha, difundida por el Ayuntamiento de Benifairó de la Valldigna, en la que se aprecia ese paisaje hasta ahora completamente cubierto de vegetación invasiva. Las obras, costosas, avanzan también hacia el este, en el término de Tavernes de la Valldigna, y el objetivo es que el Vaca vuelva a ser el Vaca, un río como se conocen los ríos. Con su cauce, su corriente, su ecosistema y la enorme biodiversidad que se genera en el agua y en las riberas. Además, se ha plantado vegetación autóctona propia de las riberas fluviales, y entre los muchos beneficios de esta limpieza de cauces, que también se está produciendo en otros lugares de la Safor, figura de hecho de ahuyentar a los jabalís que causan daños en las agricultura y, en algunos casos, asustan a quienes pasean por caminos rurales en las últimas horas del día. El paisaje recuperado que se aprecia en la fotografía es razón suficiente como para no solo no detener esos proyectos, sino para implementarlos en recursos y ampliarlos geográficamente.

La Valldigna El río perdido que emerge en el paisaje

Compartir el artículo

stats