Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell mira a la Sareb para ofrecer pisos de alquiler en Gandia

El vicepresidente Illueca pide al Gobierno que asuma la gestión de los inmuebles

Edificio de pisos vacío de la Sareb situado junto a la plaza del Molí, en el Raval de Gandia. levante-emv

Gandia, una de las ciudades donde el mercado del alquiler de vivienda se encuentra «tensionado», expresión que equivale a decir que registra precios altos respecto al salario medio de las familias, estaría entre los municipios más beneficiados de la Comunitat Valenciana si se inyectaran en ese mercado las propiedades de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Económica (Sareb). El llamado «banco malo», que se quedó los activos inmobiliarios de muchos bancos rescatados por el Gobierno español tras el estallido de la crisis del ladrillo, todavía dispone en la capital de la Safor de 389 propiedades, entre solares, viviendas y cocheras, un número mucho mayor al de otras ciudades de su envergadura. En la Comunitat Valenciana la Sareb dispone de unas diez mil viviendas, de las cuales 350 están en la misma ciudad de València.

El hecho de que ese parque de casas y pisos pueda ser gestionado directamente por la Administración es un debate que se abrió el pasado mes de enero cuando el Gobierno español decidió tomar el control de la Sareb mediante un decreto que elevaba su participación de capital en la sociedad del 45% a más del 50%.

Entre quienes apuestan por aprovechar las viviendas de la Sareb para destinarlas al alquiler asequible en municipios donde existe una alta demanda se encuentra el vicepresidente segundo y conseller de Vivienda y Arquitectura Bioclimática de la Generalitat, Héctor Illueca, quien recientemente trasladó a la vicepresidenta del Gobierno español, Nadia Calviño, su petición de que, una vez la Administración tenga el control de la sociedad, adopte las acciones para que ese parque inmobiliario se ponga al servicio de las necesidades derivadas de la emergencia habitacional.

En ese sentido, Illueca mantuvo recientemente una reunión con el alcalde de València, Joan Ribó, en la que ambos coincidieron en la necesidad de que la Generalitat gestione los inmuebles de la Sareb ubicados en el territorio valenciano.

En Gandia, de esas 389 propiedades la mayoría son viviendas de muy distintas tipologías. Las hay situadas en fincas y que eran propiedad de personas o familias que no pudieron liquidar sus hipotecas, de manera que fueron a parar a los bancos. También existen promociones enteras de inmuebles cuyos promotores o constructores sucumbieron a la crisis del ladrillo y se quedaron por concluir, unas en estado más avanzado y otras cuando aún no se había levantado ni la estructura. Y, finalmente, la Sareb también dispone de solares en suelo urbano que, siguiendo el criterio del vicepresidente del Consell, se podrían aprovechar, llegado el caso, para construir vivienda pública.

Acciones en macha

La gestión de las propiedades de la Sareb por parte de la Administración autonómica sería una vertiente más en el conjunto de las medidas adoptadas por el Consell para cumplir con el objetivo de garantizar el derecho a la vivienda de todas las familias.

La Generalitat, en concurso con el Ayuntamiento de Gandia, ya ha promovido la adquisición viviendas, tanto en esta ciudad como en otros municipios de la Safor, que figuraban en el catálogo de la Sareb. Y también se están desarrollando acciones para la construcción de vivienda protegida en distintos distritos de la capital de la Safor.

Compartir el artículo

stats