Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Safor es la segunda comarca con más terremotos registrados en lo que va de año

Este tipo de comportamientos de la tierra son más habituales de lo que se cree y, en ocasiones, se acercan a la decena

La cima del Mondúver acoge la nueva estación sísmica instalada por el Institut Cartogràfic. | LEVANTE-EMV

Prácticamente nadie lo ha notado pero la comarca de la Safor, especialmente la zona sur de la costa, ha vivido un mes de julio de importante actividad sísmica. Según los datos que ofrecen tanto el Instituto Geográfico Nacional (IGN) como el Institut Cartogràfic de la Generalitat, en lo que va de año se han detectado en la zona un total de seis terremotos.

La inmensa mayoría de ellos se han producido a bastantes kilómetros mar adentro, lo que ha hecho que apenas sean apreciables, ya que para ello deben superar los 2,5 grados

Esa cifra convierte a la Safor en la segunda comarca con más terremotos registrados en lo que va de año en toda la Comunitat Valenciana solo por detrás de la Canal de Navarrés. Se trata de movimientos sísmicos de muy baja intensidad, lógicamente, pero no deja de ser curioso conocer que, de vez en cuando y lejos de las grandes catástrofes, la tierra se mueve más cerca de lo que se cree habitualmente.

El primero que se detectó este año fue el pasado 3 de junio frente a la costa de Daimús, concretamente a 23 kilómetros de profundidad. Tuvo una magnitud de 2,1 grados y se produjo a las 21.17 horas. El segundo, unos días después, quedó registrado algo más lejos de la costa, en este caso con epicentro en Benirredrà. De magnitud 1,5 tuvo lugar el pasado 19 de junio.

Los otros cuatro se registraron con apenas diez días de diferencia. El primero, el día 3 de julio, tuvo lugar frente a la costa de Miramar, con una intensidad de 1,8 grados. El siguiente fue en Oliva y es el que mayor magnitud ha registrado hasta el momento con 2,6 grados. Fue el 12 de julio y dos días después, el 14, tuvo lugar otro en la misma zona.

El último registrado hasta el momento fue el de Piles la pasada semana, con una magnitud de 1,7 grados. Este tiene la particularidad de que fue el primero que detectó el sismógrafo recientemente instalado en la cima del Mondúver por el Institut Cartogràfic de la Generalitat (también por el IGN) y que está en periodo de pruebas gracias al proyecto que lleva a cabo esta entidad junto a la Universdad de Alicante y la Conselleria de Política Territorial y pretende dotar a toda la Comunitat Valenciana de una red sísmica propia.

Ocho seísmos en 2020

Pero, ¿es esta situación de actividad sísmica un hecho extraordinario? Lo cierto es que no. Si se analizan los datos que ofrecidos por el IGN de ejercicios anteriores se aprecia que cada año se registran más o menos una media docena de movimientos en la comarca de la Safor.

En el año 2020 incluso fueron más, un total de ocho, que se registraron en las costas de Piles, Daimús y Oliva pero también en municipios de interior como Xeresa, Potries o Benirredrà. Todos ellos, como en los de este año, también de baja magnitud, entre los 1,3 y los 2 grados, según los datos de la institución estatal.

En el año 2021 hubo algunos menos y además de los que se registraron en la costa, los sismógrafos también detectaron uno en la Font d’en Carròs, en este caso de 2,2 grados de magnitud en la escala Richter.

Compartir el artículo

stats