Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La CV-60 sigue abriéndose paso

La Generalitat justifica el rechazo advirtiendo de la gran cantidad de tráfico que soportan dos vías secundarias

La CV-60 a su paso por Palma de Gandia, víal que la Generalitat proyecta ampliar para que llegue hasta Gandia. | XIMO FERRI

Como era de suponer, la Conselleria de Política Territorial no ha aceptado ninguna de las alegaciones presentadas al proyecto de prolongación de la CV-60 entre Gandia y Palma de Gandia que pedían su retirada o bien que se aprovecharan las infraestructuras ya existentes como alternativa con menos impacto sobre el paisaje y la huerta de la Safor.

De este modo, la Generalitat prosigue con la tramitación del proyecto, a falta de que incluya algunas modificaciones según vaya avanzando el trabajo. De hecho, apenas ha estimado algunas pocas alegaciones en lo que respecta a aspectos muy puntuales y sigue despejando el camino hacia su construcción futura.

Ayuntamientos como los de Ador, Potries o Rafelcofer fueron algunos de los que presentaron alegaciones pidiendo la retirada del proyecto. Todos ellos se basaron la propuesta de Compromís, que como partido a nivel autonómico también alegó, con el mismo resultado como es lógico. Almoines, en uno de los varios puntos que incluía en su escrito, alegaba que la infraestructura «atraviesa la huerta histórica de la Safor», pidiendo, por tanto, su retirada, aunque, en caso de que esto no ocurra, también reclamaba una serie de modificaciones que tampoco han sido escuchadas. En esta localidad, además de Potries y Bellreguard también alegaron la propuesta de la Generalitat.

A estos se sumaron entidades ecologistas las Comarcas Centrales y algunos particulares, que también reclamaban la paralización del proyecto, con el argumento principal del daño que puede causar a la huerta.

Tampoco ha aceptado la Generalitat la propuesta que presentaba el Ayuntamiento de la Font d’en Carròs, que sorprendió por ofrecer una solución intermedia entre los que exigen su retirada y quienes la consideran necesaria. En este caso, el consistorio apuntaba la posibilidad de construir, en una primera fase, dos carriles y no cuatro, lo que considera que reduciría su impacto sobre el territorio, alegando que el proyecto estaba dimensionado en base a las necesidades de hace más de una década.

En este caso, el Consell responde que esta opción no es viable porque la actual conexión de la CV-60 con la Safor «está infradimensionado» debido a que conecta una vía de alta capacidad con dos carreteras de la red local como son la CV-686 y la CV-680, lo que, apunta Territorio, «genera problemas adicionales tanto a las travesías de los municipios por los que discurren estas carreteras como en el resto de carreteras de la red local». «Por tanto, no se pueden utilizar las infraestructuras existentes para vertebrar el territorio y unir las comarcas centrales, ni ejecutar el proyecto por fases, ni solucionar el problema de falta de accesibilidad mediante carriles de ciclovianantes», señala.

Ante las propuestas de retirada del proyecto, la respuesta desde la Conselleria de Política Territorial en el documento siempre ha sido la misma y va en la línea de destacar la enorme intensidad de tráfico que presentan las carreteras «localizadas en las proximidades de núcleos urbanos» por las que discurre el propio tráfico interno de los casco urbanos, el de aquellos vehículos que salen o se dirigen a Gandia en busca de la CV-60 y atraviesa estas vías y también quienes van en busca de puerto y otras carreteras como la Ap-7 y la N-332 para justificar la necesidad de su construcción.

Respecto al daño, que según se repite en muchas de las alegaciones y defienden administraciones gobernadas por Compromís, sufrirá la huerta, la Generalitat apunta que «se han integrado medidas previstas para reducir el impacto ambiental».

Algunas alegaciones como las presentadas por la Confederación Empresarial Valenciana (CEV) o los ayuntamientos de Beniflà, Palma de Gandia, Beniarjó o Gandia, entre otras entidades son favorables a la construcción de la infraestructura.

Los técnicos de la Conselleria de Política Territorial tampoco han aceptado las alegaciones presentadas por organismos como la Dirección General de Carreteras en la Comunitat Valenciana.

Compartir el artículo

stats