Gandia abre un aula para atender a escolares expulsados de sus centros

Los departamentos de Educación y de Seguridad colaboran para trasladarles valores y actitudes positivas

La pionera iniciativa es voluntaria e incluye la asistencia sicológica a los menores afectados

«Esta es una demanda de los institutos de la ciudad», señala la concejala de Educación, Esther Sapena

Lucas Fortado, Esther Sapena y Lydia Morant explicaron ayer este nuevo programa municipal.

Lucas Fortado, Esther Sapena y Lydia Morant explicaron ayer este nuevo programa municipal. / Natxo Francés

Sergi Sapena

Cuando la dirección de un colegio o de un instituto decide expulsar a un alumno por una falta disciplinaria grave debido a su mal comportamiento lo más normal es que ese menor deambule durante ese tiempo, como máximo un mes, por las calles de su ciudad y, después, acabe regresando al centro. En muchas ocasiones la sanción no supone ninguna solución al problema.

Por eso, además de innovadora, resulta tan interesante la iniciativa que el próximo lunes pone en marcha el departamento de Educación del Ayuntamiento de Gandia, en colaboración con el de Seguridad Ciudadana, consistente en no abandonar a esos menores, sino prestarles atención y tratar de corregir su conducta en un sentido positivo.

La llamada Aula de Absentismo Escolar se ubicará en el centro cívico de Roís de Corella, funcionará los lunes, miércoles, jueves y viernes, y allí habrá personal experto en abordar estos comportamientos. Porque, como resulta obvio, lo que se pretende es tanto hablar como escuchar a los escolares expulsados para situarlos en la senda del aprendizaje de valores y actitudes positivas que les permitan reincorporarse a su centro escolar en un ambiente de normalidad.

«Esta era una demanda de los institutos de la ciudad», explica la concejala de Educación, Esther Sapena, quien explicó esta medida acompañada por el sicólogo y coordinador municipal de Absentismo Escolar, Lucas Fortazo, y por la concejala de Seguridad, Lydia Morant.

Gratuito para alumnos de entre 12 y 15 años

Este servicio, que va a ser gratuito y que se dirige exclusivamente a alumnos de entre 12 y 15 años, necesariamente es voluntario, y se activará en el momento en que un centro escolar, bien sea de Primaria bien de Secundaria, comuniquen al ayuntamiento que se ha producido una expulsión. Los expertos se pondrán en contacto con el afectado y con sus padres o tutores legales para ofrecerles que, en vez de quedarse en casa o deambular por la ciudad, acuda al Aula de Absentismo Escolar, donde recibirá atención. 

«El objetivo es reincorporar a aquel alumnado que, por el motivo que sea, queda desligado del mundo educativo y deja de percibir el enorme valor que le aporta», explica la concejala Sapena. En ese aspecto, la Policía Local colaborará mediante la figura del Agente Tutor, que desde hace meses trata de reducir al mínimo el absentismo entre escolares y que actúa teniendo en cuenta siempre la situación de los propios alumnos y la de sus familias, a veces en situación de vulnerabilidad.

No hay datos de cuántos estudiantes se han expulsado de centros escolares de Gandia en este curso, pero el sicólogo Lucas Fortado señala que esa acción se adopta «cuando se han agotado todas las vías para reconducir una actitud absentista o perturbadora», al tiempo que reconoce que, aun siendo una acción a veces inevitable, «resulta excesivamente desvinculante» porque deriva en que el afectado o afectada rechace la asistencia presencial y, en definitiva, aborrezca el sistema educativo en general. Fortado concluye que el Aula Municipal de Absentismo, que él mismo coordinará, intentará ser una herramienta constructiva que corrija el comportamiento del alumno que altera la docencia en su centro, y solo cuando no se produzca ninguna colaboración se podrá remitir el expediente al Consejo Escolar Municipal para que decida otras medidas, sin excluir su derivación a la Fiscalía de Menores.

«Esta es un aula necesaria y muy demandada que dará respuesta tanto a los centros educativos como a la sociedad en general, evitando que, mientras dura la medida disciplinaria aplicada, los alumnos y alumnas deambulen por la calle sin hacer nada», concluye Fortado.

El Agente Tutor de la Policía Local logra un 100% de efectividad

Actuar desde la Administración para evitar que se produzca absentismo escolar no es nada fácil porque en muchos casos los afectados pertenecen a familias desestructuradas. Por eso es tan revelador el dato aportado ayer por la concejala de Seguridad, Lydia Morant, sobre la acción los policías locales adscritos al servicio de Agente Tutor.

Durante el primer trimestre de este curso el departamento de Policía ha devuelto al centro educativo que les correspondía a 52 alumnos que se encontraban por la calle durante el horario lectivo. El problema ha sido más frecuente entre septiembre y octubre, pero se ha reducido notablemente en noviembre y diciembre, fruto de la colaboración entre los agentes y los colegios.

Además, el Agente Tutor ha entregado a los padres o tutores del alumno o la alumna absentista un total de 138 citaciones para que acudieran al departamento de Educación y tratar el tema. El cien por cien de los receptores ha respondido satisfactoriamente y se han personado para entrevistarse con el sicólogo y coordinador, según revela el Ayuntamiento de Gandia