«Ser Miss Mundo es convertirse en embajadora de la labor social»

La valenciana Paula Pérez se encuentra estos días preparando el certamen en India junto a otras 120 candidatas 

 La médica reivindica que este concurso no sólo se centra en la belleza 

La valenciana Paula Pérez, en una de las pruebas de Miss Mundo.

La valenciana Paula Pérez, en una de las pruebas de Miss Mundo. / Levante-EMV

Saray Fajardo

Saray Fajardo

La valenciana Paula Pérez se adentró en el mundo de la moda y la pasarela cuando buscaba un trabajo para costear sus estudios de Medicina. «Me fichó una agencia de València y fui creciendo poco a poco», recuerda. Aunque no estaba en sus planes, hace dos años, la joven -natural de Castelló- se proclamó Miss España y, tras esta victoria, estos días se encuentra en la India compitiendo junto a otras 120 candidatas por el título Miss Mundo, cuya 71 º edición se celebra el próximo 9 de marzo en el Jio World Convention Center de Bombay.

Durante este tiempo, Pérez ha tenido que apartar su profesión como médica para centrarse en el certamen. Sin embargo, abandera la importancia de la medicina en cada una de las pruebas. «En el certamen me gustaría reivindicar la importancia de cuidar nuestros sistemas públicos de salud, la atención primaria, y el cuidado de la salud mental con estrategias de prevención», explica la joven. Pérez recalca la «humanidad que hay en el sector de la medicina», aunque aprovecha para denunciar «la precariedad y el desgaste de los sanitarios, que están sobrecargados».

Distintas pruebas

En cada jornada, las candidatas se enfrentan a pruebas de talento, deporte, oratoria, sesiones de fotografía, eventos, galas o visitas diplomáticas. «Nos lo pasamos muy bien, aunque dormimos poquito, pero merece la pena», explica a Levante-EMV. Reconoce que esta experiencia le está permitiendo compartir momentos inolvidables con mujeres de todas las culturas, ya que, en sus palabras, «Miss Mundo es un certamen que valora el propósito humanitario y todas tenemos un proyecto social llevado a cabo durante años en nuestras comunidades».

Aunque la sociedad cree que este concurso se basa prioritariamente en la belleza de las concursantes, recalca que «hay chicas muy formadas, por lo que es una experiencia que nos empodera mucho. Creo que Miss Mundo es un certamen muy interesante, que aún no se conoce bien, pero que merece la pena». Durante su estancia, Pérez comparte habitación con Miss Irlanda, quien también es médica y, además, se relaciona con otras compañeras para practicar idiomas y aprender sobre su cultura y gastronomía. Indica: «Aprendes a valorar y admirar a cada mujer y desarrollas templanza e inteligencia emocional para que no te afecte la presión».

A pesar de la experiencia, la valenciana echa de menos a su familia y amigos. Recuerda el terrible incidente que ha vivido la ciudad estos días: «Cuando vi en las noticias el incendio de València, me afectó mucho y me hizo reflexionar en cómo debemos apreciar cada momento con los nuestros y aquello que damos por sentado porque, al final, lo más valioso es nuestra familia, amigos y hogar». 

Pérez aprovecha su participación para reivindicar la importancia de este certamen. «Ser Miss Mundo es ser embajadora de la labor social y una plataforma de apoyo a los proyectos más potentes. Por ello, buscan una mujer educada, con carisma, que sepa comunicar bien el mensaje de la compasión y el amor al prójimo», reconoce. Aunque todavía quedan varios días para conocer cuál de las candidatas se convertirá en Miss Mundo, la valenciana indica que «la belleza va más allá y está en cómo se trata a los demás. Es importante tener un buen corazón». 

Suscríbete para seguir leyendo