La causa contra María Jesús Moreno, más conocida como Maje, y Salvador Rodrigo, su amante, por el asesinato del marido de ella ha vivido esta mañana su último episodio judicial con la vista de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana. En la misma los letrados de la defensa de ambos acusados han expuesto ante el tribunal, presidido por la presidenta del TSJ Pilar de la Oliva, las principales argumentaciones de sus recursos a la sentencia que impuso 22 años de prisión a la viuda de la víctima, por haber participado activamente en la planificación del crimen, y 17 años al autor material de las cuchilladas que acabaron con la vida de Antonio Navarro en un garaje de la calle Calamocha de València el 16 de agosto de 2017.

En la vista no han estado presentes los acusados, que han seguido la sesión por videoconferencia desde el centro penitenciario donde se encuentran presos desde su detención en enero de 2018. Inicialmente han sido las defensas de Maje y Salva las que de forma breve han detallado los puntos clave de sus respectivos recursos en busca de una rebaja de las penas, mientras que las acusaciones, el fiscal Rafael Navarro y los letrados de la familia del fallecido, Miguel Ferrer y Patricia Cogollos, han cerrado la vista argumentado su oposición a los recursos a la sentencia fundamentada en las motivaciones esgrimidas en el veredicto de culpabilidad dictado por unanimidad por un jurado popular.

Por un lado, la letrada de Salvador, Julita Martínez, ha puesto de relieve que la sentencia no contempla fielmente el veredicto del jurado, el cual aprecia tres circunstancias favorables a su representado. Según defiende, con los hechos declarados probados por los miembros del tribunal popular cabría considerar la atenuante analógica de confesión como muy cualificada “dada la colaboración determinante a la hora del esclarecimiento de los hechos”. Tanto a la hora de llevar a los investigadores del grupo de Homicidios de la Policía Nacional hasta el arma homicida, arrojada a una fosa séptica en Riba-roja, como con su declaración incriminatoria respecto a la implicación de Maje en el crimen. Asimismo, también solicita que se le aplique la atenuante analógica de reparación del daño, que sí apreció el jurado y no la sentencia.

Veredicto | Maje y Salva, culpables del crimen de Patraix LMV

Te puede interesar:

En este sentido el Ministerio Fiscal se ha pronunciado contrario a cualquier rebaja de la pena, ya que la reparación del daño basada en una orden bancaria para liberar su fondo de pensiones como elemento de compensación es un “ofrecimiento vacío de contenido”. De igual modo el fiscal considera que la confesión de Salvador Rodrigo fue después de su detención y “no fue completa ni veraz desde un primer momento”, por ello se trata de una atenuante analógica simple.

Por su parte, el letrado de la defensa de Maje, Javier Boix ha vuelto a incidir en el supuesto juicio paralelo como elemento condicionador del veredicto de culpabilidad del jurado. Tanto el fiscal como la acusación particular han remarcado la imparcialidad del jurado, al que cada mañana antes de la sesión se les recordaba que no se vieran influenciados por lo que se dijera fuera de la Sala. Además, Ferrer ha argumentado que durante la selección se les preguntó a todos y cada uno de los miembros del jurado si se podían abstraer de lo que supieran del caso o de lo que saliera en los medios de comunicación y quedaron excluidos aquellos que dijeron que no serían capaces.