16 de noviembre de 2018
16.11.2018

Leonardo Sbaraglia, protagonista de 'El Desentierro': "Hay que desenterrar las mentiras"

Leonardo Sbaraglia está en un momento «lindo». El actor, protagonista de la ópera prima de Nacho Ruipérez El Desentierro que hoy se estrena, acaba de cumplir el sueño de trabajar a las órdenes de Pedro Almodóvar.

16.11.2018 | 04:15
El actor Leonardo Sbaraglia.
Los protagonistas y el director de "El desentierro" visitan la redacción de Levante-EMV | Vídeo: Levante TV

Aparece en la redacción de Levante-EMV cuidadosamente descuidado. Le incomodan las miradas pero responde a ellas con cariño y complicidad. Ante los halagos, exclama: «No hay que creerse nada, porque si no uno está muerto». Confiesa que vive un momento «mágico». Leonardo Sbaraglia, de 48 años, protagoniza El desentierro, la ópera prima del director valenciano Nacho Ruipérez que hoy se estrena en los cines. La película, resume el argentino, versa sobre la recuperación de la memoria y la identidad.

P ¿Es un hombre de extremos?
R No, creo en las cosas que van ocurriendo. Creo que las cosas de verdad, las consistentes, son las que se van haciendo poco a poco. Hay que poner la semilla, cultivarla y luego recolectar. Creo que es importante entender eso porque, quizás, lo que se ve no es muchas veces lo más importante. Como decía Saint-Exupéry, 'solo con el corazón se puede ver bien. Lo esencial es invisible a los ojos'. Lo que se termina viendo maravilloso es porque detrás hay una construcción consistente y porque se viene haciendo desde hace muchos años.

P Se lo digo porque igual trabaja a las órdenes de un novel como Nacho Ruipérez que lo hace con un director tan célebre como Almodóvar.
R Para mí todas las personas son importantes y valiosas se llamen como se llamen. Pienso que no hay nada hecho y que cada individuo tiene su propia manera de mirar y tejer el mundo. Nacho me gusta porque tiene un punto de vista muy valioso. Creo que es tan bueno el apostar por nuevas personas como Nacho como el trabajar con gente consagradísima como es Almodóvar. Para mí, te lo tengo que confesar, trabajar con Pedro ha sido un sueño cumplido porque es uno de los directores a los que más admiro. Ha sido todo un placer ponerme a sus órdenes y espero haber podido estar a la altura.

P ¿Pero qué lleva a un actor consagrado como usted a participar en la ópera prima de este director valenciano?
R Para mí, cada película representa un desafío diferente y un empezar de nuevo porque en una película nunca se tiene asegurado el resultado. El guion que Nacho me presentó me entusiasmó. Inicialmente me ofreció el papel que ahora interpreta Michel y le propuse que también estaría bien hacer de padre porque el personaje me gustaba, pero por problemas de agenda no lo pude hacer porque tenía ya varios trabajos comprometidos. Entonces me replicó ofreciéndome hacer este papel que, como implicaba mucho menos compromiso, sí acepté. El personaje me parece muy atractivo y además, Nacho me lo ofreció con tanto amor, que no podía rechazarlo.

P ¿Y cómo lo convenció?
R Con amor y pasión; creo que no hay arma más poderosa. Cuando me encuentro con un director, sea novel o consagrado, y veo que hay desidia... para mí lo más valioso es el amor.

P En estos momentos de su carrera ¿qué le tienen que ofrecer para que acepte el reto?
R Hay proyectos que los veo claros desde el inicio porque el guion me atraviesa y otros que, por diferentes motivos, los acepto porque sí, pero en general me lo pienso bastante. Me ha pasado el encontrarme con un guion maravilloso que no he podido hacer porque me coincidía con otra cosa o porque a nivel económico no me podía dar el lujo porque necesitaba hacer caja.

P Cambiemos de extremo. ¿Cómo ha sido trabajar a las órdenes de Almodóvar?
R Ha sido una experiencia relativamente corta porque solo trabajé con él un par de semanas, pero fueron muy intensas. Me mostró desde el primer momento mucho respeto, cariño y entusiasmo. Es un director muy detallista y puntilloso. Es un gran artista con todas las letras y un tipo con un sentido estético y una manera muy concreta de ver el mundo. Pedro ha sabido crear un mundo propio y eso se nota en cada detalle. Me sorprendió el ambiente tan familiar e íntimo que se respiraba en el rodaje. Él es un tipo muy exigente pero al mismo tiempo muy amoroso y te hace sentir que navegas dentro de su mundo. Para mí fue muy emocionante trabajar a sus órdenes y creo que hemos logrado un muy lindo resultado. También me gustó mucho trabajar con Antonio Banderas que es un tipo fantástico porque es un gran compañero de trabajo ya que te convierte el trabajo en muy agradable.

P Vuelve a estar en la cresta de la ola, protagoniza la serie «Félix», hace poco se estrenó «Acusada», hoy «El desentierro».
R Ahora estoy trabajando más en España que en Argentina, y sí estoy en un buen momento.

P «El desentierro» es un drama sobre la memoria histórica.
R La memoria histórica es un gran tema y tanto en España como en Argentina tenemos una gran deuda con nuestro pasado. Esta película habla de eso, de la posibilidad de seguir desenterrando la verdad, de seguir encontrándonos con la verdadera historia o por lo menos con parte de ella o con un punto de vista más humano de los hechos. La película me conmueve mucho. Se trata de la historia de un hijo que había perdido la ilusión de conocer a su padre y a lo largo de la película va encontrando la dignidad de la imagen del padre, de ese padre enterrado, perdido y desaparecido y él va encontrando su propia línea al juntar ese rompecabezas. La historia me parece muy conmovedora.

P ¿Qué tal la experiencia de vivir y conocer València?
R Conocía muy poquito y es una ciudad que me ha sorprendido y ahora me parece maravillosa. Me ha encantado la fotografía de los arrozales y el atractivo de la ciudad. El carácter de la gente también me ha gustado mucho.

P Por cierto, ¿recuerda el primer día que viste tu nombre en la gran pantalla?
R [ríe] Fue muy emocionante, pero al escucharte, lo primero que me viene a la cabeza es cuando me nombraron por primera vez en un reportaje y pusieron mal mi nombre. Me nombraron Leonor Sarabio. Yo tenía 15 años.

P Vamos a intentar conocerlo mejor. ¿Me diría tres calificativos que lo definan?
R Vaya aprieto. Te diría que trabajador, fuerte y apasionado.

P ¿Dígame algo que le incomode?
R Me duelen las injusticias.

P ¿Y qué le intimida hasta el punto de sacarle los colores?
R La falta de respeto.

P ¿Su costumbre menos confesable es?
R El dibujo, la fotografía y la música.

P ¿Qué palabra cree que es la que más veces pronuncia al día?
R Cine. [larga carcajada]

P Utilizando el título de la película, ¿dígame qué enterraría y qué desenterraría?
R Creo que hay que seguir desenterrando muchas mentiras, a muchas personas, a muchos héroes de nuestra historia y hay que enterrar a los villanos, a muchos Hitlers, a mucha injusticia, a muchos políticos, banqueros, economistas...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook