17 de diciembre de 2018
17.12.2018

Fira de Nadal

La Feria de la Adrenalina

17.12.2018 | 14:27
La Feria de la Adrenalina

Los feriantes se ubican frente al Puerto con 49 atracciones y decenas de casetas de comida y regalos

La Fira de Nadal es un clásico de las fiestas en València, un reclamo turístico y lúdico que visitan cada día miles de personas, en especial los fines de semana y festivos. Decenas de atracciones y paradas de comida rápida, golosinas y regalos están ubicadas frente al Puerto de València hasta el próximo 22 de enero de 2019. Como es habitual los feriantes lanzan sus promociones especiales con precios populares como los Días del Niño (18,19, 20, 21 y 22 de enero)y el 2x1 (el 11 de enero).

Los días del 21 de diciembre hasta el 6 de enero de 2019 serán los de máxima actividad, por ello, abren de 11 a 23,30 horas, de lunes a jueves. Viernes, sábados y vísperas de festivos,de 11 a 1,30 horas. Y domingos y festivos, de 11 a 24,30 horas.

Para los pequeños, hay Noria y Toritos infantiles, dos Scaléxtric, los Tronquitos, barquitas, camas elásticas, Beach Buggy, Aladín y Jumping, por citar algunas. Para los mayores, está la Noria Gigante, el Ala Delta, el Látigo, la Olla, el Centrox, el Dragón, el Ala Delta, el Toro Rodeo y el Tren de la Alegría, entre otras. El recinto ferial está ubicado entre la calle Ingeniero Manuel Soto y la avenida de Francia, en plena Marina de València junto al final de la avenida del Puerto, los Tinglados y el famoso Edificio del Reloj. Es un lugar perfecto para disfrutar con toda la familia, en particular con los niños, o bien para pasar una tarde-noche agradable en pareja. Se puede merendar y cenar, tomar una caña o disfrutar de un buen algodón de azúcar.

Además, los más valientes pueden darse una sesión de adrenalina o mirar la ciudad del Turia desde las alturas si se montan en la Noria. En este sentido, no hay que olvidar que quienes visiten la feria podrán disfrutar con las casetas de tiro, las casetas de globos y similares, las pescas de patos, las tómbolas, el algodón y las palomitas, y las carreras de camellos. En cuanto a la restauración, hay dos bares dentro del recinto, puestos de patatas y hamburgueserías, que son ideales para picar entre horas, comer o cenar.

En definitiva, semanas y semanas de diversión para todos los públicos, en este clásico que pone luz a la Navidad en la ciudad de València.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook