07 de marzo de 2010
07.03.2010
Fallas 2010

Las fallas se replantean el tope de cien mil euros

El acuerdo de limitación de precio de la Sección Especial será revisado al no estar de acuerdo todas las comisiones

07.03.2010 | 01:00

El acuerdo adoptado por la Federación de Fallas de Sección Especial, consistente en limitar el coste del monumento a 100.000 euros, podría reconducirse en las próximas semanas. De hecho, casi desde que se hizo público surgieron, en el seno de la propia Federación, las primeras dudas, que habrá que resolver en breve.

El acuerdo para hacer unas fallas mucho más modestas en 2011 se cogió prácticamente con alfileres, en las horas previas a la célebre rueda de prensa celebrada en el casal de Na Jordana. En aquel momento quedaron establecidos esos 100.000 euros de coste máximo, así como una limitación de metros (14) y ninots (20). El acuerdo no recibió como contestación ninguna iniciativa para evitarlo: el ayuntamiento le dio el visto bueno (se ahorraría muchos miles de euros en subvenciones) y los artistas falleros mostraron su total desacuerdo. Sin embargo, las discrepancias más fuertes parecen surgir del propio grupo de comisiones.

Resulta evidente que, aún con las apreturas que están sufriendo, hay varias comisiones que están perfectamente capacitadas para plantar por un precio mucho mayor. Son casos como los de Nou Campanar, Convento Jerusalén, Pilar, Sueca-Literato Azorín, Almirante Cadarso, Cuba-Literato Azorín y alguna más.

Ese recorte tan drástico es lo que ha hecho sembrar de dudas la fortaleza del acuerdo. Esta medida beneficia sobre todo a las comisiones de tipo medio o medio-alto que están pasando apuros para cuadrar las cuentas pero, a la vez, "descuadra" a las demás.

En un determinado momento se llegó a decir que si una comisión no cumplía ese pacto, sería excluido de la Federación. Pero, ¿sería capaz este colectivo de ver cómo se les marchan, por ejemplo, Convento Jerusalén, el Pilar o Nou Campanar, por ejemplo?. Ahí llega la controversia.

Durante el año, el colectivo de comisiones de la máxima categoría ha sondeado el mercado institucional tratando de conseguir un sucedáneo de "plan renove". O sea, recibir más ayudas económicas apelando a que estas fallas son el principal reclamo turístico de la fiesta. Pero las instituciones no han dado más que la callada por respuesta y ningún atisbo de comprensión hacia su causa. Las comisiones-reclamo se encuentran, en este sentido, desamparadas ante sus propias necesidades.

Es más que probable que, nada más acabar fallas, haya una revisión del tema, en el que el mantenimiento de los cien mil euros no parece la tesis favorita. Sobre todo, la solución estaría encaminada a aumentar ese precio máximo a unos límites más lógicos (150.000 euros), así como eliminar las trabas de altura y número de figuras. La resolución del tema se intuye para nada más acabar las fallas, aunque ya se especula con que las comisiones más poderosas están acordando con artistas sobre escenarios diferentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook