25 de noviembre de 2010
25.11.2010

"En Benimaclet no necesitamos que vengan a decirnos cómo convivir"

25.11.2010 | 10:02
Medio centenar de vecinos se concentró ayer en la plaza de Benimaclet.

Contra las amenazas de la extrema derecha. Unos 20 colectivos del barrio valenciano de Benimaclet, entre los que se encuentran la asociación de vecinos y la de comerciantes, convocaron ayer un acto público en el que reivindicaron un "barrio vivo, culto y justo" tras la pasada manifestación y las últimas acciones de la ultraderecha por sus calles.

Lo que estaba convocado como una rueda de prensa se acabó convirtiendo en un nuevo acto de protesta de los vecinos de Benimaclet por los últimos incidentes y amenazas protagonizados por el partido de la ultraderecha España 2000 en el barrio de Benimaclet. Más de medio centenar de vecinos dieron su apoyo a la veintena de organizaciones convocantes del acto en el que se pidió más protección y seguridad policial y en el que se denunció "la impunidad" con la que actúan estas personas, que tuvo su último episodio en el acto intimidatorio en el Centre Social Terra.
"En Benimaclet vivimos 5.000 vecinos de toda la vida, 5.000 estudiantes y 5.000 inmigrantes y todos los hacemos en orden y en paz", afirmó Antonio Pérez, presidente de la Asociación de Vecinos de Benimaclet. Pérez censuró la manifestación xenófoba que se celebró el pasado viernes 19 de noviembre en el barrio valenciano y aseguró que "no necesitamos que vengan a decirnos cómo convivir". "Benimaclet es un pueblo vivo, culto, justo y tolerante y no vamos a permitir que la intolerancia se instale", argumentó, en clara referencia al lema de la manifestación autorizada por Delegación del Gobierno que rezaba "Limpia Valencia: no a la delincuencia, no a la droga, no a la inmigración ilegal", similar a las celebradas en Russafa o El Cabanyal.
Por su parte, Merche Jiménez, directora del colegio público Pare Català y presidenta de Benimaclet Viu lamentó que la ultraderecha esté intimidando a "gente valiosísima que lo único que está haciendo es mejorar la vida del barrio", en alusión a los diferentes vecinos del barrio amenazados. Jiménez criticó que 15 días antes de la manifestación un furgón del partido España 2000 circulara por las calles del barrio con una potente megafonía "alentando la intolerancia". "¿Cómo le explicas a los niños que eso que escuchan por la calle no es el buen camino y que se debe defender la tolerancia?", se preguntó.
Nacho Calatayud, uno de los propietarios del Centro Social Terra amenazado por los miembros de España 2000 manifestó que "todo el barrio está unido contra el fascismo". "Nosotros somos de aquí y queremos construir un barrio mejor", aseguró. Los representantes de las asociaciones anunciaron que la semana que viene presentarán una denuncia colectiva ante la Fiscalía donde se recogen diferentes hechos, incluso varias agresiones físicas.

"La ultraderecha no ha incumplido la ley"
El delegado del Gobierno en la C. Valenciana, Ricardo Peralta, señaló ayer que "en una sociedad democrática tenemos que ser conscientes de que existen distintas posiciones ideológicas" y remarcó que "el límite" de todas ellas está en "el cumplimiento de la legalidad". Según Peralta, ni en la manifestación ni en la "visita" al Terra los miembros de la ultraderecha "han incumplido la ley". Por otra parte, la concejal del PSPV Mercedes Caballero exigió más Policía Local en el barrio, mientras que Joan Ribó, candidato de Compromís, anunció que ha pedido una reunión con Peralta para abordar el tema.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook