14 de julio de 2019
14.07.2019

Ecuador de la Fira mirando al mar

La Nit a la Mar marca la mitad de los festejos de julio con una fiesta ininterrumpida rematada con el piromusical ? Pere Fuset asegura que los castillos deben ser «como evento artístico» para evitar la burocracia que ha hartado a Ricardo Caballer

14.07.2019 | 04:15

La Nit a la Mar llevó el foco de la Gran Fira al puerto, donde, desde las ocho de la tarde, la música empezó a sonar sin pausa, porque la hubo tanto «a pelo» como combinada con pirotecnia, con lo que la gente acudió, de menos a más, a la fachada portuaria, aprovechando el buen tiempo, para disfrutar del «todo gratis» con el que se llega al ecuador de la Fira. La de ayer era su segunda gran jornada a la espera de la próxima, la Gran Nit, focalizada en el centro de la ciudad. No fue óbice para que las fallas continuaran atrayendo a su público a las preselecciones, o que los que se quedaron en el centro se entretuvieran con la Mostra de Vins, que continúa hoy. Pero el público joven encontró su espacio en la fachada portuaria a los sones de los artistas programados: Susana Monteagudo, Tórtel, Nonal Sound y Smoking Souls.

Burocracia atascada
El disparo del castillo piromusical estuvo precedido del anuncio, por parte de Ricardo Caballer, de su renuncia a seguir disparando en la ciudad por lo que, considera, trabas burocráticas que diferentes instituciones ponen en su sistema. Lo que vuelve a poner en el ojo del huracán esa cuestión en el ámbito municipal. Tanto, que la decisión amenaza con propiciar una tormenta en el propio consistorio, donde al atasco burocrático, casi endémico, se le suma la percepción de que los expedientes se ralentizan en exceso. De hecho, no son pocas las veces que esto ha sucedido en el apartado de fiestas. Recientemente, los artistas carroceros también se quejaron por el retraso del concurso y meses atrás se supo que los artistas de la falla municipal sólo firmaron el contrato en febrero, a apenas unas semanas de plantar la falla.

Un problema que tiene que afrontar el edil Pere Fuset como primer problema de su nuevo mandato. La anterior legislatura está llena de trabas, muchas de las cuales ni han trascendido. Sirva como ejemplo que a una semana de la Nit de Foc hubo que acudir a Delegación de Gobierno porque Bomberos no quería que se dispararan fuegos T1 desde una grúa y hubo que pedir un permiso especial a Madrid. O cómo a una semana de la «mascletà vertical» se pedía un certificado de estabilidad que nunca redactado previamente. La oposición municipal ha aprovechado para ejercer su labor. Lo ha hecho Amparo Picó que lo tildó de «trabas que Compromís y PSPV imponen a las fiestas y la cultura valenciana.» Y recuerda que la procesión de San Cristóbal también recibió el pasado miércoles la autorización pocas horas antes.

Todo ello, a pesar de que el propio Ricardo Caballer exculpaba al edil porque considera que «las trabas no son una cuestión política. Creo que las sufrirían todos, fueran del color que fueran».

La solución pasa, entre otros conceptos, tal como reconocía ayer el edil de Cultura Festiva por «considerar actos como éste como algo artístico. No es lo mismo encargar un castillo a Ricardo Caballer que licitar un suministro de tornillos. La contratación debe ser artística, sin escatimar ni una medida de seguridad, pero poniendo las cosas fáciles».

Fuset recordó que «estos años se han hecho unos eventos pirotécnicos impensables. Porque ni siquiera se planteaban. Y es verdad que me dicen que las dificultades que se tienen aquí no hay en otras ciudades». Puso0 el ejemplo de que «a nosotros se nos impidió un castillo acuático por parte de Costas y en otras partes incluso de la Comunitat sí que se puede». Refiriéndose a Ricardo Caballer aseguró que «solo puedo tener agradecimiento. Se han hecho cosas que han pasado a la historia. Hay que ser respetuosos. Espero que se pueda reconducir».

Carmen y Gaspar Bono en el centro
Fuera del programa oficial de la Fira, porque es una procesión religiosa, hoy destaca, por recoleta, la procesión del Beato Gaspar Bono, que recorrerá las calles aledañas a las Torres de Quart, en la que es una de las fiestas más peculiares de la ciudad. El centro combina ahora tanto ésta como la del Carmen, en el barrio del mismo nombre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook