Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Urbanismo da licencia para la rehabilitación del colegio Lluís Vives

El ayuntamiento da el visto bueno al proyecto un año después de pedirlo la Universitat y tras informar favorablemente Cultura

Urbanismo da licencia para la rehabilitación del colegio Lluís Vives

Urbanismo da licencia para la rehabilitación del colegio Lluís Vives

El servicio de Mantenimiento, Obras de Infraestructuras y Planificación Urbanística del Ayuntamiento de València, cuya titular es la vicealcaldesa Sandra Gómez, acaba de conceder la licencia de obras a la Universitat de València para llevar a cabo la rehabilitación integral del Colegio Mayor Lluís Vives. La singular finca es una joya del racionalismo arquitectónico -catalogada como Bien de Relevancia Local- que fue diseñada por el arquitecto Javier Goerlich en 1935 e impulsada por el histórico rector Peset Aleixandre. El actual equipo rectoral de la Universitat de València presentó a principios de enero del año pasado el nuevo «Espai Lluís Vives», que albergará un centro multiusos para el alumnado de la institución universitaria que se denominará «Espai Lluís Vives».

Además, la solicitud de la licencia de obras se registró el pasado 24 de enero de 2020, por lo que la tramitación del permiso se ha demorado más de un año, entre otras cuestiones por los requerimientos patrimoniales y arqueológicos que ha habido que cumplimentar en el expediente. El actual edificio está en muy mal estado y permanece cerrado desde 2012 por graves problemas estructurales, aunque funcionó hasta esa fecha de forma ininterrumpida desde 1954 cuando fue inaugurado. En mayo de 2017 fue noticia también porque fue ocupado de manera ilegal y finalmente la Policía Nacional tuvo que desalojar a una veintena de sus ocupantes tras la denuncia interpuesta por la Universitat de València. El nuevo Colegio Mayor Lluís Vives, que ya fue rehabilitado en 1998, ya no será una residencia de estudiantes sino que la rectora Mavi Mira y su equipo pretenden convertirlo en un centro de referencia para la comunidad universitaria. No en vano, reunirá la mayoría de servicios que actualmente están dispersos entre los campus de Blasco Ibáñez y Tarongers, y también en el Palau de Cerveró: Información y Dinamización, Servicio de Estudiantes, Relaciones Internacionales y Cooperación, UVocupació y UVemprén, así como la Assemblea General d'Estudiants (AGE). La pandemia, sin duda, ha ralentizado los plazos de la intervención, que según afirmaba en aquel momento la rectora quería comenzar las obras a finales de 2021, una vez adjudicadas. Ahora, tras concederse la licencia de obras, la Universitat abrirá la fase de licitación. El presupuesto total ronda los 17,3 millones, y una vez adjudicado, la ejecución se estima en unos 18 meses. Con todo, en el mejor escenario sería en 2022 cuando comiencen los trabajos de restauración.

Un proyecto consensuado

La propia gestación del proyecto ha sido compleja y se ha alargado en el tiempo, ya que es el resultado de un proceso participativo en el que la cúpula de la Universitat habló y llegó a consenso con asociaciones estudiantiles, sindicatos y los diferentes departamentos de la institución, quienes aportaron sus ideas.

Un inmueble de 6 plantas

Tal como especifica el expediente del área de Urbanismo, el «Espai Lluís Vives» constará de 6 plantas en total. Entre ellas, la planta semisótano, de uso administrativo, acogerá instalaciones, archivos y almacenes tanto generales del edificio como para los distintos servicios. Más espacios dedicados a limpieza y retirada de residuos. La planta baja, de pública concurrencia, incluye también una antigua capilla que se reconvertirá en auditorio. Además, en este piso bajo, habrá cuatro salas para usos múltiples, una cafetería y una zona de juegos para los estudiantes. También se ubicarán aquí una serie de despachos vinculados a servicios universitarios. En las plantas superiores se instalarán servicios administrativos para el alumnado que en la actualidad están repartidos en diferentes Campus e instalaciones de la Universitat. Por ende, como anunció la rectora, se van a mantener una serie de elementos por su interés arquitectónico como la fachada, el vestíbulo y su carpintería, la escalinata y el falso techo. No en vano, la reforma integral del colegio mayor es un proyecto estrella del equipo de Mavi Mira, que cuando se presentó a las elecciones en 2018 ya lo defendía. La rehabilitación permitirá adecuar las distintas áreas del inmueble a las necesidades de los futuros usuarios y mejorar los procesos y la colaboración entre servicios, con espacios abiertos y luminosos y numerosas salas compartidas, tal como declaró el el vicerrector de Economía e Infraestructuras, Justo Herrera. Y lo más importante, la Universitat de València aumentará el catálogo histórico de su patrimonio inmobiliario de forma notable, completando edificios singulares como el Aula Magna y el Paraninfo de la Nau.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats