Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Anotaciones sobre la vida privada de Ribó, posible causa del cese del escolta

Altos cargos de Alcaldía habrían tenido acceso a una libreta o unas fichas en las que el agente destituido junto a su hijo tendría anotados movimientos de la actividad pública del alcalde y también de su vida particular

Joan Ribó en una de sus cada vez menos frecuentes salidas en bicicleta por València. | GERMÁN CABALLERO

Joan Ribó en una de sus cada vez menos frecuentes salidas en bicicleta por València. | GERMÁN CABALLERO

Entre comentarios, debates y especulaciones se van filtrando las causas o la causa final por la que el alcalde de València, Joan Ribó, habría destituido de manera fulminante al jefe de sus escoltas y a su hijo. Según ha podido saber este periódico de fuentes solventes, una de las posibles causas de esa destitución habría sido, presuntamente, el descubrimiento por parte de Alcaldía de una libreta o unas fichas en las cuales el agente destituido llevaba anotados movimientos del alcalde durante su actividad pública y también de su actividad privada, lo que habría indignado a todo su entorno y habría sido la gota que colmaba un vaso cargado ya de desencuentros y sospechas.

Según explicaron a este periódico dos fuentes distintas, en Alcaldía venían arrastrando cierto malestar con los escoltas por varios motivos, entre ellos el exceso de dietas que pasaban y el consiguiente alto coste del servicio. En otras palabras, existía el convencimiento de que había cierta picaresca en este sentido.

Así pues, altos cargos de este departamento se pusieron en contacto con miembros del grupo de escoltas y otros agentes de la Policía Local de València, a cuyo cuerpo pertenecen los guardaespaldas, para ver qué estaba pasando. Y fue en una de esas conversaciones cuando alguien les comentó o les mostró directamente unas fichas en las que el jefe de escoltas destituido tenía anotaciones de todos los movimientos del alcalde, tanto de su vida pública como de su vida privada, lo que terminó de indignar al entorno de Ribó y al propio alcalde, que en 24 horas firmó la destitución fulminante del que durante 6 años, desde 2015, se había encargado de su seguridad personal.

En esa operación estuvieron directamente implicadas, según las fuentes, la propia jefa de Gabinete, Esther Tarín, y el coordinador de Alcaldía, Josep Bort, que habrían conocido en primera persona esas anotaciones e incluso podrían haber tenido en su mano la libreta o las fichas en las que se producían las anotaciones. Este asunto no ha trascendido, como no lo ha hecho el carácter de la información que contenían.

En cualquier caso, el equipo de Gobierno municipal ha zanjado el problema con la destitución de estos dos escoltas, padre e hijo, dejando a ambos en el servicio de la Policía Local, es decir, en sus unidades de procedencia.

De hecho, el propio alcalde, Joan Ribó, ha tratado de quitar importancia, al menos públicamente, a la siempre delicada destitución de un guardaespaldas, persona conocedora de gran parte de los secretos del personaje al que prestan servicio. En declaraciones a la prensa un día después de que este periódico diera la exclusiva, Ribó aseguró que la destitución era algo normal en estos casos después de seis años al frente del servicio.

Ribó quita hierro

Aunque desde el principio el motivo esgrimido desde Alcaldía fue la «pérdida de confianza» en estos agentes, Ribó explicó que el trabajo realizado por los escoltas destituidos había sido bueno y que el relevo obedecía únicamente a la conveniencia de cambiar a los agentes cada cierto tiempo.

Según Ribó, en el anterior equipo de Gobierno del PP «tenían todos los concejales una persona, un policía a su cargo, y muchas veces los cambiaban anualmente».

En la última semana han sido varias las posibles causas de las destituciones que han circulado por los medios de comunicación, ninguna de ellas, como esta de las anotaciones, confirmada desde Alcaldía. La más llamativa ha sido el trabajo de protección que el escolta de Ribó habría prestado a la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, en su reciente visita a la ciudad de València.

Compartir el artículo

stats