Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los fondos Next Generation aceleran la puesta en marcha de la Zona de Bajas Emisiones en València

Los fondos europeos aportan los primeros 9 millones para que se liciten las cámaras antes del mes de abril

Cámaras de la APR de Ciutat Vella

El Ministerio de Transición Ecológica ha informado hoy de la primera gran remesa de ayudas de los fondos Next Generation de la Unión Europea que recibirá Valencia. Se trata de 49 millones de euros para proyectos relacionados con la descarbonización de la ciudad en especial para la creación de la Zona de Bajas Emisiones (ZBE), que por imperativo legal Valencia, que ya ha cerrado al tráfico y creado una zona de prioridad residencial (APR) EN el centro histórico, deberá implantar antes de que acabe el año 2023.

La cantidad concedida se reparte en distintos proyectos encaminados a conseguir una urbe ambientalmente neutra en el horizonte de 2030. Así lo han explicado esta mañana el alcalde, Joan Ribó, la vicealcaldesa y concejala de Desarrollo Urbano Sandra Gómez y los concejales de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, y de Innovación, Carlos Galiana. 

El Ayuntamiento ha pedido 73,8 millones de euros de los fondos europeos Next Generation para impulsar distintos proyectos relacionados con la reducción de la contaminación en la ciudad así como para avanzar en la digitalización de los servicios de los que se han aprobado de momento 58 millones, tres irán para digitalización de la Administración y la ciberseguridad y otros 7,5 para el plan de sostenibilidad turística postcovid, a los que sumarían los 49 millones anunciados hoy. De estos 49 millones, 36 irán a proyectos relacionados con la creación de la ZBE, en los que se incluyen nueve para el sistema de videovigilancia que se instalarán en el perímetro de accesos a la ciudad para evitar la entrada de los vehículos más contaminantes y que será, en palabras del concejal Giuseppe Grezzi, "el más avanzado del mercado". Una parte sustancial de los fondos (ocho millones) irá para la compra de 20 autobuses eléctricos y la electrificación de las cocheras de San Isidro y la renovación de las marquesinas de la EMT, que se llevará otros 10 millones de euros.

Quedan en tramitación unos y en lista de espera otros proyectos valorados en 16 millones de euros, varios de renaturalizacion como la reforma de Ausias March o el futuro Jardín de Trini Simó (solar de Jesuitas) que optarían a otras convocatorias si finalmente no entran en esta. La tramitación de los fondos europeos "es muy compleja" destacó el alcalde tras la experiencia de los fondos Edusi del plan Cabanyal. Es importante que la Oficina de Proyectos Europeos, dependiente de la Concejalía de Innovación, esté preparada para responder a las convocatorias de ayudas que vayan surgiendo, con unos plazos muy concretos, que de incumplirse pueden acabar con la pérdida de las ayudas. Todos los proyectos aprobados en esta remesa tendrán que licitarse antes de abril de este año. La Concejalía de Movilidad avanza así en la licitación del sistema de videovigilancia de la ZBE y en la nueva ordenanza que regulará su implantación, el ámbito y las sanciones. Los proyectos deben estar licitados en abril para no perder las ayudas.

Dentro de las nuevas zonas peatonales que se incluyen en los fondos Next Generation se incluyen las supermanzanas de Palleter y Orriols que recibirán 2,5 millones de euros, el 90% del coste total, de los fondos europeos y la reurbanización de Isabel la Católica que ya está en marcha y que contará con 478.000 euros de los Next Generation. También recibirá 1,7 millones de euros la reurbanización de la avenida de la Malva-rosa. Así lo ha explicado la concejala de Desarrollo Urbano y vicealcaldesa, Sandra Gómez, quien aseguró que la financiación que obtiene Valencia está más de dos puntos por encima de la media estatal.

La UE aprueba 49 millones para Valencia y deja en espera otros 16 millones para proyectos de renaturalización como el de Ausiàs March o el jardín de Trini Simó

decoration

Los 49 millones de euros de fondos europeos, 35 se repartirán en varios proyectos aglutinados bajo el epígrafe “València mira hacia el futuro”, donde se incluyen la Zona de Bajas Emisiones, pero también nuevos carriles bici, más espacios peatonales y la renovación de la flota de la EMT. Otros 14 se destinarán al programa “Ciudades conectadas” que prevé desplegar una plataforma digital de movilidad multimodal y se desarrollará junto a las ciudades de Valladolid, Vitoria, Logroño, Gijón y Fuenlabrada.

Dentro del primer programar importe de 35 millones de euros, contempla una zona de bajas emisiones, carriles bici, más espacios para peatones y mejoras en la flota de la EMT. Entre los nuevos carriles bici se incluyen el de San Vicente Mártir, entre Marvà y plaza de España; la avenida del Cid, entre Tres Creus y plaza de España; la marginal izquierda del antiguo cauce del Turia, entre Tamarindos y el Pont de les Arts, y el de la avenida de los Hermanos Machado, entre la avenida de Juan XXIII y Conde de Lumiares.

Todos los proyectos deberán estar licitados antes de abril de este año y terminados en diciembre de 2024.

Joan Ribó calificó de “gran noticia” la llegada de estos recursos, anunciados esta mañana por la vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, para conseguir una ciudad “más amable y habitable para todas las personas”.

Captar más fondos

“Nos felicitamos por este resultado”, ha asegurado Joan Ribó. “Son proyectos muy importantes para el modelo de ciudad que queremos”. El alcalde ha destacado, en primer lugar, el objetivo de convertir València en ciudad climáticamente neutra para el año 2030. “Una ciudad descarbonizada es una ciudad más saludable donde las personas podrán vivir mejor”, ha remarcado. En segundo lugar, se ha referido a la inversión en transporte público “de calidad”, que “contribuye también a la cohesión social”. Así mismo, ha puesto de relieve “el importante papel de la digitalización” y “la necesidad de potenciarla”. Todo ello para lograr “una ciudad más amable y habitable para todas las personas, para mejorar la calidad de vida de los vecinos y las vecinas”.

El alcalde ha señalado que el consistorio continúa trabajando en la captación de fondos, y ha destacado la tarea de la Oficina de proyectos europeos y los servicios municipales que trabajan en este sentido. Por su parte, Sandra Gómez, Giuseppe Grezzi y Carlos Galiana han expresado “satisfacción” por la concesión de las ayudas, que han interpretado como “un reconocimiento por parte de Europa a la apuesta hecha por València por una ciudad más saludable y sostenible”.

Carlso Galiana por su parte ha asegura que València “vive un momento muy dulce” y de gran proyección estatal e internacional, y ha citado los hitos que han “cambiado la percepción que se tiene de la ciudad en los ámbitos europeo y mundial”, como la Capitalidad Mundial del Diseño, la Capitalidad Europea del Turismo Inteligente o la reciente celebración de los Premios Goya 2022.

Compartir el artículo

stats