Inician las obras de la parada de la EMT en la plaza del Ayuntamiento y se reabre San Vicente al tráfico

Los cambios en la movilidad del centro se aceleran con la vista puesta en Navidad

Compromís y PSPV cargan contra Catalá por permitir que 600 autobuses pasen por San Vicente Mártir

Primeros trabajos para ubicar la parada de la EMT en la plaza del Ayuntamiento.

Primeros trabajos para ubicar la parada de la EMT en la plaza del Ayuntamiento. / Miguel Angel Montesinos

José Miguel Vigara

José Miguel Vigara

El Ayuntamiento de València ha apretado el acelerador para que el 12 de diciembre todos los cambios del tráfico y de la EMT en el centro administrativo e histórico de la ciudad estén listos. Los trabajadores municipales han iniciado el pintado de la señalización viaria y la colocación de una plataforma en la plaza del Ayuntamiento para habilitar la dársena de los autobuses de la EMT donde pararán 5 de las 7 líneas que entrarán al centro de la ciudad a partir del día 12. En el ágora de la ciudad se colocará esta parada junto a la fuente y la parada de taxis que hay en esta banda, pasará a la fachada de enfrente. Para ello se reducirán las terrazas de dos conocidos locales de comida rápida. La parada de la EMT, que no incluirá marquesina, ya comienza a vislumbrarse. De hecho hay un poste informativo que marca dónde estacionarán los buses.

Mientras, se han acometido con gran celeridad otros cambios anunciados por la alcaldesa María José Catalá y el concejal de Movilidad Jesús Carbonell. Así, ya está abierta al tráfico la calle San Vicente Mártir. Esta calle ha estado en obras en las últimas semanas para sustituir la red de canalización del agua potable en toda esta gran arteria urbana. San Vicente ya está operativa pero solo para la EMT y los taxis. No en vano, en el tramo que va de la plaza de la Reina a la plaza del Ayuntamiento se ha pintado la velocidad máxima de 20 kilómetros hora y a la derecha el carril de EMT.

Por otro lado, la transformación de la calle Colón sigue a toda velocidad. Casi toda la vía comercial está habilitada ya, mediante la señalización viaria correspondiente para que el tráfico privado discurra por dos carriles y el autobús, por un único vial. Aquí falta terminar la reforma en la parte de la plaza de la Porta de Mar para que pueda hacerse el giro desde esta glorieta y para que los vehículos privados accedan por ahí.

Trabajos en la plaza de la Virgen para favorecer el giro del tráfico.

Trabajos en la plaza de la Virgen para favorecer el giro del tráfico. / Miguel Angel Montesinos

Reacciones de la oposición

Los partidos de la oposición han salido en tromba a criticar estas actuaciones. El concejal de Compromís Giuseppe Grezzi ha señalado: "“La señora Català sigue aumentando su leyenda como peor alcaldesa de València con la chapuza ejecutada esta mañana en la calle Sant Vicent Mártir por su concejal de tráfico Jesús Carbonell. En lugar de peatonalizarla como tenía planeado Compromís y le propusimos hacer el pasado pleno, va a seguir adelante con su idea de meter más de 600 autobuses al día. Y como hay un informe que indica que la circulación de tantos vehículos pesados por encima sería dañino para la canalización recién construida en un lateral de la calzada, su solución ha sido cegar ese tramo de calzada e inutilizarlo para la circulación tanto de vehículos como de personas mediante la instalación de maceteros. Por su parte, la concejala socialista María Pérez ha denunciado que Catalá, “está aplicando el urbanismo táctico, la provisionalidad y los maceteros que tanto denostó en la oposición para llevar a cabo su plan de renunciar a los espacios peatonales en el centro de la ciudad”. 

En estos términos se pronunció sobre la instalación de maceteros en la calle San Vicente para “sortear el informe en contra del Ciclo Integral del Agua que advertía de que la tubería que recorre esta calle no puede soportar el paso de 600 autobuses al día”. “Para saltarse este informe desfavorable, han recurrido a pintar una línea en la calzada e instalar maceteros con lo que inutilizan una tramo de la calle también para las personas”, ha apuntado y ha indicado que desvían el tráfico "hacia donde se han encontrado los restos arqueológicos de la muralla islámica que se encontraron en los trabajos de renovación de las instalaciones de suministro de agua y que están muy superficiales”. María Pérez reiteró la exigencia a la alcaldesa de que pida informes al servicio de Arqueología, al Ciclo Integral del Agua y otro de seguridad vial “por su empecinamiento en meter 600 autobuses más diarios en un entorno muy peatonalizado y con un altísimo valor patrimonial”. Unos autobuses que, ha apuntado, “tendrán una parada provisional en la plaza del Ayuntamiento frente al Rialto, sobre una plataforma de hormigón”.