No tires los envases de desodorante roll on: tu ropa te lo agradecerá

Dale una segunda vida a la bolita del antitranspirante. Ni te imaginas lo que puedes hacer con ella

No tires los envases de desodorante roll on: tu ropa te lo agradecerá

No tires los envases de desodorante roll on: tu ropa te lo agradecerá / L-EMV

Hay que aprender a reutilizar y reciclar. La sociedad cada vez se toma más en serio las políticas de reciclaje y reaprovechamiento. Es importante darle una segunda vida a los utensilios del día a día. Aunque ya no sirvan para la función para la que se diseñaron es probable que tengan otras aplicaciones y, además de ayudar a conservar el medio ambiente, también permita ahorrar dinero.

Es el caso, por ejemplo, de los envases del desodorante. Este cosmético se trata de un básico de la higiene diaria y, como tal, son de uso diario.

La transpiración es un proceso natural del cuerpo que ayuda a regular la temperatura y eliminar toxinas. Sin embargo, la transpiración también puede causar mal olor. El desodorante contiene ingredientes que ayudan a reducir el olor corporal y mantenernos frescos y limpios durante todo el día.

Tipos de desodorantes

Hay varios tipos de desodorantes: en barra -se aplica directamente en las axilas y proporciona una sensación seca y fresca-, en aerosol -se pone pulverizando el producto directamente en las axilas-, en crema -no contiene alcohol, se aplica directamente con los dedos y la piel lo absorbe de forma rápida- y en roll-on, que se pone mediante una bola de metal que distribuye el producto en las axilas.

Esa bolita gira y recoge una pequeña cantidad de líquido desodorante, que se libera a medida que se aplica sobre la piel. La forma en que la bolita distribuye el producto asegura una aplicación uniforme y ayuda a prevenir la acumulación de residuos en una sola área de la piel. Además, la bolita ayuda a evitar el desperdicio de producto, ya que libera una cantidad controlada de líquido desodorante en cada aplicación.

Nueva vida para el envase del desodorante

Es precisamente su particular forma y dosificador lo que permite la reutilización del envase. Una vez se haya consumido el desodorante, se puede volver a utilizar como un dosificador de jabón para la ropa. El funcioncamiento es muy sencillo.

  • Cuando no quede desodorante, solo hay que retirar la bola dosificadora con ayuda de un pequeño cuchillo
  • Limpiar el interior del envase y la bolita
  • Una vez limpio, solo hay que elegir ya el nuevo relleno para el envase.
  • Con ayuda de un rallador, lima jabón de marsella o lagarto e introduce las escamas de jabón en el envase junto con una pequeña cantidad de agua.
  • La mezcla debe quedar con textura muy espesa y nada acuosa
  • Recoloca la bolita en la parte superior del envase y ciérralo

Cuando hayas recargado el envase de desodorante ya tienes preparado el aplicador de jabón para la ropa. Solo hay que aplicar la mezcla con ayuda de la bola dosificadora sobre la mancha en la ropa y lavarla a mano o a máquina. De esa forma puede ahorrarte el quitamanchas o el producto de limpieza específico.