01 de febrero de 2016
01.02.2016
Tradición

Los vecinos de El Puig se saltan otra vez la prohibición y se lanzan ratas muertas

La Plaza de la Constitución se llena por la tradicional «trencà de perols» de los quintos de la localidad

01.02.2016 | 04:15
Los vecinos de El Puig se saltan otra vez la prohibición y se lanzan ratas muertas

17:05 de la tarde. El público concentrado en una de las esquinas de la Plaza de la Constitución de El Puig comienza a moverse en forma de pequeña avalancha. Cerca de cincuenta personas de todas las edades „ancianos, adultos y pequeños„ se dispersan en todas direcciones ante la visión del cadáver de una rata muerta que acaban de lanzar desde la otra parte del cuadrante. El animal vuela por los aires y no impacta en nadie. Su cuerpo cae al suelo, es recogido rápidamente y arrojado de nuevo. Las risas se suceden. La «guerra de las ratas» de El Puig vive un nuevo episodio.

Prohibición de 1996
A pesar de la prohibición de las autoridades „en 1996 la Generalitat ya ordenó al ayuntamiento que intercediera por incumplir la ley protectora de animales„ y de las campañas de denuncia y concienciación desarrolladas por colectivos como el partido animalista Pacma, los vecinos de este municipio de l´Horta Nord continuan aferrándose a sus tradiciones. Siguen tirándose despojos de roedores. La «trencà de perols» de El Puig comenzó a suscitar fuertes críticas en los años 90 del pasado siglo XX, cuando se utilizaban conejos y roedores vivos. Con la prohibición de 1996 llegaron los animales muertos. Y desde entonces nada ha cambiado.

Como en ediciones anteriores, los quintos fueron los encargados de dar el pistoletazo de salida al evento. Uno a uno intentaron romper con la ayuda de un «gaiato» las diferentes cucañas que colgaban de una cuerda que cruzaba la plaza. A los tres intentos infructuosos, el grupo arrollaba al candidato para auparlo después y ayudarlo en su tarea. Al romperse el recipiente los más pequeños se afanaban en recoger los caramelos que caían. O eran espectadores de una lluvia de harina. El protagonismo les duró cinco minutos, tiempo que tardó en aparecer la primera rata muerta.

Hasta tres roedores surcaron el aire a la vez. Incluso, alguno de los cadáveres llegó a cruzar un balcón y se adentró en alguna de las viviendas que circundan la plaza. Afortunadamente no se lamentaron incidentes. Una pareja de policías locales y cuatro guardias civiles esperaron en una calle adyacente, aunque no tuvieron que actuar. «La guerra de las ratas» vivió ayer su última edición.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.

 
Enlaces recomendados: Premios Cine