19 de agosto de 2015
19.08.2015
Medio ambiente

Se buscan 2,5 millones para regenerar el Saler con arrecifes

La UPV propone instalar barreras artificiales como las que han repoblado de pulpos, langostas y estrellas de mar la Malva-rosa en la playa del parque natural

19.08.2015 | 04:15
Se buscan 2,5 millones para regenerar el Saler con arrecifes

El equipo técnico del proyecto Arrecife Malvarrosa que coordina el investigador del Laboratorio de Puertos y Costas de la Universidad Politécnica de Valencia, José Cristobal Serra, cifra en 2,5 millones de euros el coste de la instalación de arrecifes artificiales en la playa del Saler para frenar la grave regresión que sufren desde hace años las playas del Parque Natural. Los buenos resultados obtenidos un año después de la instalación de un arrecife artificial en la playa de la Malva-rosa, cuyos fondos marinos se han repoblado con peces, pulpos, estrellas de mar, langostas y otras especies de flora y fauna marina han llevado a la UPV a plantear que la fórmula se exporte a otros puntos del litoral con problemas. Es el caso de playas como la Garrofera, en el parque natural de la Devesa. Serra asegura que la continuidad del proyecto depende de la financiación por parte de la Administración.

La plataforma «El Litoral Per al Poble» insta al nuevo equipo de gobierno formado por Compromís, PSPV y Valencia en Comú a dar continuidad al proyecto y a exportar la fórmula de los arrecifes artificiales a las playas del sur de Valencia, en regresión constante como consecuencia de la expansión del puerto de Valencia. Uno de los principales interesados en que se instalen estos sistemas de regeneración de fondos marinos son los vecinos de las urbanizaciones próximas al hotel Sidi, como la Casbah, a punto de ser tragadas por el mar.

El proyecto Arrecifes Valencia se llevó a cabo a través del Instituto de Ciencia y Tecnología del Hormigón de la Universitat Politècnica de València (UPV) y fue liderado por la Fundación Deportiva Municipal (FDM) del Ayuntamiento de la ciudad. En el proyecto participan la Universidad Católica de Valencia y varios clubes de buceo y submarinismo.

Para frenar la regresión de las playas del sur deberían sumergirse mayor número de modulos que en la Malva-rosa. Esta medida combinada con aportes de arena, apunta Serra ayudaría a frenar la erosión de la playa y mejorar la biodiversidad y sería un atractivo turístico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook