Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solidaridad

Los fieles de la Seu de Xàtiva pagan los estudios de un seminarista palestino en Belén

Las donaciones sufragan los 4.600 euros de la carrera y el internado

Los fieles de la Seu de Xàtiva pagan los estudios de un seminarista palestino en Belén

Los fieles de la Seu de Xàtiva pagan los estudios de un seminarista palestino en Belén

Si nada se tuerce, cuando dentro de unos tres años Khaled Qamoh ejerza como sacerdote en alguna parroquia cristiana de Palestina, Jordania, Israel o Chipre su ministerio será posible porque desde Xàtiva, los fieles de la Seu han asumido los gastos de su formación universitaria.

La iniciativa se puso en marcha el año pasado. Khaled cursa ya segundo de Teología de un total de cuatro años más un quinto de formación práctica. La parroquia de Santa María de Xàtiva asume los 5.000 dólares (4.600 euros) al año que cuesta su carrera, gasto en el que se incluye su manutención y alojamiento completos en el seminario de Beit Jala, ciudad a dos kilómetros de Belén de población cristiana.

El titular de Santa María y abad de la Seu de Xàtiva, Arturo Climent, es el gran valedor de este hecho generoso. Viajero infatigable a Tierra Santa (ha realizado 53 desplazamientos a la zona desde 1982), Climent ha tejido ya estrechos lazos con la comunidad cristiana palestina.

De hecho, la Seu colabora también con el sostenimiento de un orfanato en Belén. «En uno de esos viajes „explica Climent„ el Patriarcado Latino de Jerusalén nos pidió que si podíamos asumir la formación de seminaristas con enorme vocación pero sin recursos. Lo pidieron a parroquias o diócesis de España pero también de Alemania y de otros países», añade.

La Seu se volcó enseguida con la idea. Y el abad abrió otra de las líneas de financiación que tanto éxito han tenido desde que es titular de la Colegiata setabense: son una especie de micromecenazgos entre los fieles con los que se pagan cosas tan dispares como la refrigeración de la iglesia de Sant Francesc, la restauración de obras de arte, los trabajos de albañilería...

«La gente se lo ha tomado con mucho cariño. Uno de los fieles nos ha dado 1.000 euros; otros dan lo que pueden. Durante el primer curso lo asumimos al 100% y este segundo que ya está acabando, hemos recaudado ya el 90%. No creo que haya problema para pagarlo todo», explica el abad, que añade que el dinero se envía al Seminario Latino «en varias veces a lo largo del año, por transferencia»

Hablar español y viajar a Xàtiva

Khaled tiene 23 años y una vocación «extraordinaria», explica el abad. Ha adquirido con la Seu dos compromisos: aprender español y viajar a Xàtiva para oficiar una misa nada más ordenarse sacerdote.

El hecho de sentirse privilegiado porque desde otro país pagan su formación hace de Khaled „y del resto de seminaristas, alrededor de 35„ un estudiante especialmente entregado a su formación. «Nos informan de sus progresos, claro que sí. Yo hablo varias veces al año con el rector y me dice siempre que va muy bien», agrega Climent.

El abad de Xàtiva admite que reunir más de 4.500 euros al año con aportaciones de los fieles „sobre todo cuando colaboran en decenas de causas similares más„ es complicado y hay que pedir un sobreesfuerzo. «Desde el seminario me dicen que si un curso no llegamos al 100% de la ayuda, no pasa nada. Pero yo quiero que intentemos que eso no suceda y que podamos pagarle toda la carrera, los cuatro años completos», indica.

En el contexto de una crisis económica tan acentuada como la que vive España desde hace más de cinco años, el abad de Xàtiva admite que «a lo mejor, alguien puede pensar que aquí también podriamos ayudar a alguien sin tener que irnos tan lejos.Pero yo pienso que aquí, pese a todo, esa enorme falta de medios no existe y tanto en el seminario mayor de Montcada como en el menor, en Xàtiva, gente con esa necesidad no la hay. En Palestina, o lo pagamos nosotros o no estudiarían».

Compartir el artículo

stats