Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Propuesta

Una norma municipal impide a Gandia declarar alcaldesa honoraria a la Virgen

El alcalde Arturo Torró dice ahora que para evitar polémicas le cederá el bastón de mando

El alcalde de Gandia, Arturo Torró, patinó el viernes pasado cuando anunció que iba a trasladar al resto de partidos políticos la propuesta de declarar a la Mare de Déu dels Desemparats «alcaldesa honoraria y perpetua» de la ciudad. Ayer, cuando esa iniciativa se planteó en la Junta de Portavoces, el secretario del ayuntamiento advirtió, a preguntas del concejal socialista Vicent Mascarell, que la figura de la Virgen María está al margen de quienes pueden ser objeto de ese honor.

El capítulo cuarto del Reglamento Municipal de Honores y Distinciones, que fue aprobado por el ayuntamiento en el mes de enero del año 2001, aborda el nombramiento de «miembros honorarios del ayuntamiento», se señala que el título de «alcalde o concejal honorario», podrá recaer únicamente «en personalidades españolas o extranjeras». Además, en el caso de ser extranjero, se necesita «la autorización del Ministerio de Asuntos Exteriores».

Es evidente que la imagen de la Mare de Déu dels Desemparats que se venera en la Colegiata de Gandia está fuera del colectivo de «personalidades españolas y extranjeras» y que el honor de «alcalde honorífico» de Gandia solo se puede conceder a una persona física, y no a una figura que corresponde a lo divino y a las creencias religiosas.

Ante esta situación, el alcalde no insistió y ayer indicó que, en vez de la distinción como «alcaldesa honorífica y perpetua», entregará a la Mare de Déu dels Desemparats la vara de mando de la Alcaldía, algo que es potestad del Gobierno local que preside.

Compartir el artículo

stats