Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obras

Cortes reabrirá la carretera el 21 de diciembre tras casi 9 meses de aislamiento

La diputación ultima los trabajos en la vía que quedó prácticamente destruida tras el desprendimiento de la ladera

Cortes reabrirá la carretera el 21 de diciembre tras casi 9 meses de aislamiento

Cortes reabrirá la carretera el 21 de diciembre tras casi 9 meses de aislamiento

El próximo 21 de diciembre Cortes de Pallás pondrá fin a su incomunicación por carretera con la reapertura de la CV-428, cerrada por un desprendimiento de tierras de la ladera. El pasado 6 de abril, un deslizamiento de grandes proporciones arrojó cientos de toneladas de roca y tierra sobre la vía que da acceso a la localidad de El Valle de Ayora.

La Diputación de Valencia estableció dos vías alternativas. La primera, en dirección a Jarafuel, adecuando una pista forestal y la segunda en dirección a Millares.

Las obras de la corporación provincial han transcurrido de forma paralela con las realizadas por Iberdrola. Los trabajos han consistido en la instalación de mallas de contención y se han reforzado las grietas de la montaña para evitar derrumbes.

Las obras de la carretera han supuesto la reposición de las plataformas y la colocación del firme. La actuación ha abarcado desde el túnel hasta la entrada de Cortes de Pallás. También se ha remozado dicho túnel porque habían aparecido varías grietas. A la vez, se aprovecharán las obras para reasfalar los últimos 700 metros del tramo de la CV-428 que conduce al municipio y se construirán aceras para crear un acceso peatonal a los vecinos.

El cierre de la carretera ha supuesto, por una parte, un aislamiento de los vecinos, toda vez que han estado incomunicados casi nueve meses con los evidentes problemas para desplazarse fuera de la localidad. Por ejemplo, los niños y jóvenes que estudian en pueblos limítrofes como Buñol o Cheste hasta ahora han tenido que quedarse en régimen de internado en sus respectivos institutos.

Otra de las consecuencias de la clausura de la CV-428 son las pérdidas económicas que ha supuesto para el comercio local, sobre todo bares y restaurantes. Cuando la carretera estaba abierta, los fines de semana Cortes de Pallás recibía decenas de visitantes atraídos por los parajes locales. Durante el mes de agosto la localidad ha perdido más de la mitad de las personas que residen fuera y que pasan sus vacaciones en Cortes de Pallás.

Compartir el artículo

stats