Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Robert Raga: "Si impulsamos un proyecto nuevo pero el contenedor está a tope, se echa a perder el discurso"

El socialista prioriza la eficiencia y prefiere contener los impuestos: "Descartamos subir la tasa de basuras hasta que demos un buen servicio, y no al revés"

Raga en las instalaciones de Levante-EMV ayer.

Raga en las instalaciones de Levante-EMV ayer. fernando bustamante

¿Cómo afronta los cuatro años de mandato?

Vengo de un pueblo con un gran vertedero, Basseta Blanca, con un impacto ambiental de los más grandes que hemos tenido, desde el 1985 y todavía no se ha resuelto. Es una de las razones que hizo que me presentara a la elección, con el beneplácito de mi partido. Es importante en un consorcio como este, grande y diverso, que cuide a sus vecinos. Podemos impulsar un proyecto ambiental transformador, pero si el contenedor está a tope, nuestro discurso se echa a perder. ¿Cómo conjugar lo que se paga con un buen producto? Descartamos subir la tasa hasta que no demos un buen servicio, y no al revés. La sostenibilidad es la otra clave: economía circular que repercuta en nuestros vecinos y vean qué hacemos. El último pilar es la transparencia. ¿Qué hacemos ahí? Hay que contarlo. Sueldos, gastos, dietas... toda la junta de gobierno debe ser transparente.

De los 61 municipios a los que prestan servicio, ¿Cuáles están más en desventaja?

Son más exigentes los del área metropolitana que los del interior, Necesitan saber dónde va su euro. Toda la población que ha recibido Riba-roja, Llíria, l'Eliana... es gente que viene de València y quieren saber dónde pone su dinero y yo debo decírselo. Hay una diferencia de usuarios en ese sentido, en el de la concienciación, y ahí los más jóvenes son nuestros aliados.

El medioambiente está sobre la mesa. ¿Cómo explicaría a los vecinos qué va a hacer en 4 años?

Tenemos unas obligaciones legales con la UE. Si dicen que las toneladas que producimos tienen que tener un reciclado determinado, así será. Les diría que esto no va hacia atrás, que reducir lo que generamos, reciclar y poder reconvertirlo todo es lo esencial. Es un reto que la infraestructura que tengan a su alcance sea sencilla para que no cueste reciclar. Haremos experimentos de puerta a puerta, para recoger los residuos por separado. ¿Funcionará? Depende de lo que le cueste al contribuyente. Si el coste sale de un presupuesto municipal, ¿por qué no?.

¿La ciudadanía cuenta hoy con verdadera transparencia?

Se ha avanzado mucho. Desde Basseta Blanca, donde hay toneladas de residuos sellados sin reciclar, ha cambiado todo. Eso era opaco, ahora, en el consorcio, se ha sacado el proyecto fuera. ¿Es suficiente? No. Nuestros vecinos, a un click, tienen que saber qué hace su gerente y su presidente. Cuántas reuniones tiene, con quién... lo que sea confidencial, como contempla la ley, no, pero si no, los vecinos deben conocer nuestros contratos, las empresas con las que trabajamos... todo. La gente debe estar tranquila con el euros que pone de tasa.

La Sindicatura de Comptes señala que se debe reforzar la recogida orgánica. ¿Cómo?

Es uno de los retos. El modelo de gestión será lo más importante: recoger más y cómo recogerlo. Si la gestión es adecuada, será cuando se avance. Nuestro usuario verá cómo se mantiene la tasa o se sube mínimamente: «me recogen todo y encima sé dónde termina». Si no tenemos de aliado al usuario, vamos por mal camino. El cambio se está produciendo en cada casa. Hasta en el IVEX se buscan modelos de cotización por el cambio de paradigma.

La asamblea le eligió con la abstención de los municipios del PP. ¿Cómo lidiará con ellos?

Entiendo su postura, aunque no la comparta. Hace cuatro años tenían una fuerza importante, dentro del consejo también, con cuatro de doce alcaldías representadas. ¿El consejo es la representación adecuada de todo el territorio y la política? Yo creo que no. Tenemos que darle una vuelta. Al PP le agradezco la abstención y no votar en contra, he abierto una puerta para cambiar los estatutos porque los territorios tienen que tener más representación. 61, pueblos, 250.000 habitantes... hay que estar más cómodos, aunque se mantenga el equilibrio con las mayorías.

¿La diputación debería ser más activa en su representación?

Estamos en pleno debate. Estoy en contra de las diputaciones, lo tengo más claro que el agua. Mientras tanto, la diputación tiene que tener un peso específico y debería ejercer de «ayuntamiento de los ayuntamientos». Desconozco por qué no han nombrado a su representante, no vinieron a la asamblea. Deberían haber estado, tienen un 15 %, pero hay un debate interno que lo dificulta. Si no existiera la diputación, no tendríamos ese debate. (Ríe)

Los municipios del interior se consideran «sumideros de carbono». La Generalitat

No me atrevo a dar una solución ni un compromiso, sería muy aventurado. Lo lideraremos, pero no se si tendremos capacidad de convicción, sinceramente, porque es complejo. Creo que el espíritu de solidaridad de los grandes debe existir. ¿Quién la practica? La Generalitat está para algo, no tiene por qué repercutir en los pueblos grandes. Si queremos ponerlo en valor, que se reflejen en los presupuestos autonómicos y que no caiga en un conflicto entre grandes y pequeños.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats