Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un PAI con 600 casas en Godella se reactiva tras estar 12 años paralizado

Una empresa inicia las catas en la Torreta del Pirata - El plan caducó en 2018 pero el consistorio no culminó el expediente ante la amenaza judicial

Una retroexcavadora, ayer, en la conocida como Muntanyeta de Godella o Torreta del Pirata. l-emv

Catorce años después de su aprobación inicial y doce desde que se acordó la reparcelación y urbanización, se ha reactivado un Plan de Actuación Integral en Godella que afecta a una superficie de 159.0000 metros cuadrados. La previsión es edificar allí entre 550 y 600 casas.

Pese a que se trata de unos trabajos muy preliminares, la presencia ayer de una retroexcavadora en la conocida como Muntanyeta de Godella o Torre del Pirata, alertó a un grupo de vecinos del municipio que criticaron la actuación bajo el argumento de que se va a «destrozar uno de los pocos parajes que nos queda» y «en plena desescalada».

El concejal de Urbanismo, Carles Duran, aclaró a Levante EMV que la máquina se encontraba sobre el terreno «únicamente para realizar las primeras catas para analizar el suelo». El dirigente de Compromís señaló que la promotora solicitó hace unas semanas la pertinente licencia de obras, «pero todavía no está aprobada. De momento, una empresa está analizando el suelo, ya que desde que se aprobó el PAI hace años, puede haber cambiado y hay que actualizarlo». Además, rechazó que la máquina estuviera «destrozando la zona boscosa» y «afirmó que «solo ha ampliado uno de los caminos para poder entrar y tomar las muestras». Duran avanzó que también se debe realizar «un estudio sobre las necesidades de suministros que requerirá la futura zona, como luz, agua y demás». A su vez, el concejal detalló que la actuación urbanística, en el caso de llevarse a cabo finalmente, contempla respetar la zona verde de la Torreta del Pirata y reveló que tienen la intención de negociar con los representantes de la promotora una actuación «más amable y acorde con la realidad urbanística actual». En este sentido, añadió en que propietarios de los terrenos han trasladado su idea de ajustarse a esa realidad.

En todo caso y aunque se trata de una primera toma de contacto con el terreno, lo cierto es que la presencia de un par de operarios y una retroexcavadora supone la reactivación de un proyecto urbanístico 16 años después de su aprobación. Y es que el PAI de la Cañada de Trilles -nombre que debe al agente urbanizador- inició su andadura en el año 2002. La actuación en los sectores 31 y 32 de Godella abarcaba una superficie total de 159.000 metros cuadrados, de los que 92.330 están catalogados como edificables. La previsión de viviendas rondaba entre las 550 y las 600: plurifamiliares, pareados y viviendas protegidas, unas 59, según reveló ayer Carles Duran.

Dictamen del Jurídic Consultiu

El PAI fue aprobado en 2004, mientras que el proyecto de reparcelación y de urbanización recibió luz verde cuatro años después. Y nada más se supo. Tal era el inmovilismo, que en octubre de 2017 el pleno aprobada solicitar un dictamen al Consell Jurídic Consultiu para declarar la caducidad del PAI, ya que las obras de urbanización deberían haber finalizado en 2011, fecha en la que se cumplían 30 meses desde la inscripción del proyecto de reparcelación de dicho ámbito en el Registro de la Propiedad.

Un año después, la sesión plenaria aprobaba la caducidad de la actuación y retiraba la condición de agente urbanizador a la mercantil. El suelo seguiría siendo urbanizable. Pero el proceso administrativo no llegó a culminarse, debido, según explica Carles Duran, a que la empresa presentó alegaciones y los técnicos municipales, sobre todo los jurídicos, aconsejaron no dar la caducidad definitiva ante el más que probable varapalo judicial con repercusiones económicas para las arcas públicas. Por tanto, el PAI sigue vigente y con los primeros movimientos de reactivación.

Compartir el artículo

stats