30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Patrimonio

"Fumerals": museos paisajísticos

Foios conserva media docena de antiguas chimeneas, incluidas en el catálogo de bienes

Skyline de dos de los seis «fumerals» en el término de Foios.

Skyline de dos de los seis «fumerals» en el término de Foios. sr

Els «fumerals»de Foios siempre han estado ligados a la historia de la localidad y, aunque apartados a menos de un kilómetro de ella, el que más destaca es el «fumeral»o chimenea de la actual fábrica de ladrillos fundada en 1931. Se encuentra en la entrada y salida al municipio por la parte oeste y se une con caminos de la huerta entre Vinalesa y Moncada. En esta zona de huerta y secano es donde la gente aún se reúne para comerse la mona de Pascua y saltar a la comba. Justo ahí, antes de llegar a la bifurcación dels Quatre Camins se muestra esplendoroso el fumeral más conocido de Foios y cuya fábrica posee más de 2.500 metros cuadrados de superfície. Él es el encargado de dar la bienvenida o el «hasta luego» de cualquier vecino que por allí pasa.

Detras de él, cinco chimeneas más se reparten en esta zona limítrofe rompiendo majestuosamente el horizonte del «secà» de la localidad.

Las chimeneas forman ya parte del nuevo catálogo y del patrimonio cultural de Foios, y destacan dentro del proyecto como patrimonio etnológico, distinguiendlas una a una como arquitectura industrial. Están: la chimenea Cooperativa Ladrillera,chimenea Rajolar dels Caragols, Rajolar de la Familia Alcaide, de la Familia Rius, Rajolar La Regional y la chimenea industrial Masia de Julià. Todas estas fábricas de ladrillo, hornos y chimeneas industriales ya están protegidas por Ley.

El mayor núcleo de implantación de la manufactura ladrillera de l´Horta siempre ha sido -sobretododel siglo XVI- el constituido por Moncada, Alfara del Patriarca, Vinalesa y Foios. En 1793 Moncada contó con al menos nueve rajolars y Vinalesa, siete.

Ya en el siglo XX a los pueblos que desde antes habían elaborado los materiales ladrilleros se añadieron muchos otros, llegando a ser un total de 28 en la zona.

En Foios llegaron a haber hasta media docena de fábricas de ladrillos obrando de manera simultánea, ya que era una zona rica de arcilla y tenían agua a su alcance.

Delante del «fumeral» de 1931, al borde del camino a la Lloma, se distingue una mina de extracción de arcilla, abierta, pero en desuso, de donde se nutría esta fábrica que hoy continúa abierta.

Se destaca la relativa lejanía de estas fábricas a las casas del municipio, un hecho que venía condicionado por el efecto contaminante de los hornos tipo Hofmann, que operaban a un ritmo frenético y donde se quemaban importantes cantidades de combustible. El horno se denominaba así por el ingeniero alemán Friedrich Hoffman que lo diseñó en 1858. Presenta dos alturas: la planta baja que era rectangular en el exterior y ovalada en el interior y se compone de un canals de combustión dividido en cámaras independientes de sección abovedada, un colector de humos y una chimenea externa por donde salía el humo y entraba el aire.

La altura de estos «fumerals» varía en función del tiraje requerido, pero aproximadamente oscilan entre los 25 y 30 metros de altura. Para su ejecución no se utilizaba fundamento alguno sino la práctica y pericia de sus constructores.

La corona es la parte más identificable de una chimenea, es el remate del fuste donde el constructor plasmaba su arte con el trabajo de lladrillo. Aunque cada chimenea tiene sus propias características, puede decirse, que según la relación con sus constructores, éstas se repiten.

En la zona de l´Horta, existen características muy comunes, sobretodo en el remate de las mismas. Su decoración la encontramos justamente en la parte de la corona, su parte más alta.

Un paseo por la huerta de Foios, Vinalesa y Moncada, permite descubrir al primer golpe de vista, estas seis chimeneas que en su tiempo fueron abrigo de una gran historia de la industrialización de Foios y municipios vecinos donde la construcción se hacía fuerte en l´Horta.

Ahora, protegidas, parece que tengan más altura, tal vez, porque al ser patrimonio, las ensalzan aún más si cabe.

Compartir el artículo

stats