Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vela latina quiere seguir navegando

Las asociaciones de esta disciplina se unen para reivindicar la tradición y la cultura

Un monitor de la escuela de Vela Llatina de Catarroja observando a su grupo de alumnos manejar la vela tradicional  | F.C.V.V.L.

Un monitor de la escuela de Vela Llatina de Catarroja observando a su grupo de alumnos manejar la vela tradicional | F.C.V.V.L.

El área metropolitana de València cuenta con un parque natural envidiado en el resto del mundo, l’Albufera, y que, sin embargo, no siempre es apreciado por el pueblo valenciano. Dentro de l’Albufera, se realizan actividades tradicionales de la cultura valenciana, entre las que destaca la navegación a vela latina. Antaño, las embarcaciones a vela servían para poder pasar de un pueblo a otro por medio de la laguna.

Pero, pasados los años, se convirtió en una forma de recreo. Los habitantes de la zona comenzaron a utilizar estas velas para darle un sentido más deportivo y empezaron a navegar y a pasear para poder disfrutar de este entorno tan entrañable.

En la actualidad, para seguir defendiendo este modo de vida, existe la Federació Cultural Valenciana de la Vela Llatina, creda en 2012 y compuesta por agrupaciones locales para luchar unidas ante las instituciones públicas.

Esta entidad está compuesta por la Agrupación de Silla, la de Catarroja, Els Pescadors de Catarroja, Alfafar, Sollana, el Palmar y el Perellonet. Recientemente ha nacido una nueva asociación en Silla, en el futuro, también está previsto que se integre.

El objetivo por el que se creó la federación es unificar criterios entre todas las organizaciones que hay alrededor de l’Albufera, y reivindicar lo mismo ante la administración. «De alguna manera, la unión hace la fuerza», destaca Batiste Granero, presidente de la asociación de Silla.

La misión fundamental que tiene este gremio «es seguir practicando aquello que nuestros antepasados hacían en un lugar único, como es esta laguna», afirma Antonio López Muñóz, presidente de la federación.

La vela latina quiere seguir navegando

Por otra parte, la creación de esta alianza hace que la sociedad se integre y conozca estas tradiciones «para que no queden en el olvido», recuperando los elementos tradicionales usados durante décadas.

Además, hay que destacar que las actividades realizadas en torno a l’Albufera, como son la pesca artesanal y la vela latina, son Bien de Interés Cultural desde el año 2016.

A su vez, la federación se centra en la parte deportiva, ya que de ella depende mucho su futuro. Y es que los jóvenes no salen a pasear ni a navegar y eso provoca un envejecimineto progresivo.

Según cuenta López, «el problema recae en que la gente joven no se integra en la vela latina porque no es competitiva; ya no les gusta salir a pasear, tienen que volver las ganas de competir, de manejar las velas, de conocer los vientos y de forzar un poco el barco aunque vuelque y, si no se fomenta esta practica, estamos condenados a desaparecer».

La vela latina quiere seguir navegando

Escuela de vela latina

El conjunto de las agrupaciones tiene una escuela de vela latina para enseñar no solo a navegar, sino también el entorno y la cultura de un parque natural junto a su literatura y su arte, que gira entorno a l’Albufera. «Es nuestro mar interior», reconoce el presidente López.

Por otra parte, Batiste expresa que «el objetivo no es competir, es estimular a la gente para que participe y no se pierda la tradición».

Desde la federación, han solicitado a la Conselleria de Cultura ayudas para poder tener embarcaciones más pequeñas para enseñar a los jóvenes y lograr así que no se pierda el arte de navegar en las aguas dulces de la laguna. Además, la federación trabaja de la mano con la Consellería de Cultura realizando cursillos.

Tradicionalmente, la vela utilizada ha sido de algodón, pero pasados los años se están utilizando materiales más resistentes como el nylon o el poliester, ya que la tradicional es mucho más compleja, «cuesta más de lavar y se enmohece más rápido aunque queda mucho más bonita a la hora de navegar», asegura Batiste Granero.

Lo que no se quiere perder es el diseño, la imágen, su estética.

Compartir el artículo

stats