Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La mayoría de los municipios mantendrá sus fiestas pero sin los actos más multitudinarios

Solo Cullera y los 20 municipios de l’Horta Sud han anunciado ya que no realizarán festejos patronales este año Algemesí descarta su procesión mientras Gandia esperará al desarrollo del verano para celebrar su Fira en octubre

Imagen de la Muixeranga en las fiestas de Algemesí. | V.P.

Imagen de la Muixeranga en las fiestas de Algemesí. | V.P.

La decisión de la Mancomunitat de l’Horta Sud de no celebrar fiestas patronales en veinte municipios -algunos de ellos tan poblados como Torrent o Mislata- y el horizonte con unas posibles Fallas en septiembre ha provocado el interrogante necesario: ¿qué van a hacer el resto de localidades valencianas este verano?

En la comarca de la Ribera, Alzira mantiene su apuesta por celebrar este año unas fiestas de Sant Bernat tan restrictivas como impongan las autoridades sanitarias, aunque su deseo es convocar un programa de actos reducido que pueda ajustarse al aforo aconsejable a finales de julio. Mientras, en Algemesí se descarta que pueda llevarse a cabo la multitudinaria procesión de la Festa de la Mare de Déu, declarada Patrimonio de la Humanidad, aunque es probable que se pueda ver a la Muixeranga y a algunos otros bailes dispersos para evitar las aglomeraciones.

Cullera ya suspendió las fiestas patronales de abril y Sueca estudia la forma programar algunas actuaciones en sus fiestas de septiembre para reactivar el sector del ocio y los espectáculos. Carcaixent, por su parte, lo fía todo a la experiencia que obtenga de las fiestas que se celebren a lo largo del verano, porque las suyas se llevarán a cabo en octubre, pero da por sentado que habrá actividades.

En el caso de Sagunt, el ayuntamiento apuesta por celebrar las fiestas patronales en verano «con actos culturales, festivos y lo que se pueda hacer», según apuntaba ayer su concejala de Fiestas y Cultura Popular, Asun Moll. En Gandia, Oliva, y Tavernes de la Valldigna, los municipios más poblados de la Safor, también están a la espera de cerrar la programación de sus principales fiestas, porque todo dependerá de las limitaciones fijadas o recomendadas por las autoridades sanitarias. Cronológicamente Oliva es la que tiene los acontecimientos más cercanos, dado que entre el 18 y el 20 de junio debe celebrar la Fira y a mediados de julio los cuatro días de los Moros y Cristianos, pero de momento se descarta totalmente las entradas multitudinarias, con personas pegadas unas a otras en las tradicionales filaes.

La Fira de Gandia queda más lejos en el calendario, dado que el programa de actos en honor a Sant Francesc de Borja va del 1 al 4 de octubre. El concejal de Política Festiva, José Manuel Prieto, indicó ayer a este periódico que ya se están contratando espectáculos, que serían en espacios abiertos, con separación interpersonal y aforos limitados dependiendo de la incidencia.

Intimidad en la Marina Alta

En la Marina Alta las fiestas patronales por ahora se están celebrando a medias. Este pasado lunes Xàbia vivió el día grande en honor al alcalde perpetuo, Jesús Nazareno. Un día diferente, en el que solamente se celebró la misma, también hubo una ofrenda simbólica, en la que las comisiones de fiestas entregaron sus ramos de flores al Nazareno en el interior de la iglesia de San Bartolomé.

Mientras en Dénia, la próxima cita en el calendario festivo son los festejos en honor a la Santíssima Sang, la segunda semana de julio. A este respecto, el concejal responsable Óscar Mengual, explicó que por el momento no tienen nada decidido y que están pendientes de la pandemia y las restricciones.

Compartir el artículo

stats